Descargue Carmesí

Descargue Carmesí
Carmesí es un libro ilustrado de Microcuentos, disponible bajo licencia Creative Commons 4.0 (CC,BY) escrito por Jorge Urrea. Siéntase libre de Descargarlo y compartirlo

Galería de Flickr

Created with flickr badge.

Youtube

jueves, 21 de mayo de 2020

Pasión en Movimiento

El principal motor de los actos humanos de carácter superior es la pasión, esa que invita a actuar sin medir consecuencias o calcular resultados más allá de la satisfacción de ver materializados los sueños.

En 2004, un apasionado del cine, se embarcó en la loable tarea de hacer visibles para los quindianos las producciones audiovisuales del mundo; llamando la atención sobre esas piezas que no necesariamente están en la cartelera comercial pero que se hacen imprescindibles. Alejandro Herrera, gestor cultural y maestro, entiende la dinámica de la exhibición cinematográfica en la formación de públicos y durante 15 años con el apoyo de aliados, como la Universidad del Quindío, ha proyectado en el territorio quindiano más de 1300 piezas audiovisuales con el Festival Quindiano de Cine y Video.

El componente de formación es fundamental en estos procesos, por eso uno de los méritos del festival está en acercar a los espectadores con los equipos creativos, —trayendo a los duros al Quindío, como dice el director del festival— y a la industria local con la academia y el quehacer profesional. De esta manera se produce sinergia y las piezas audiovisuales amplían su sentido en la medida en que la trascodificación individual se complementa con la inspiración real, se conocen las lógicas de producción y se crea una narrativa complementaria que impulsa a la creación de nuevos productos audiovisuales. 

Entre el 22 de mayo y el 6 de junio el Festival ofrecerá una muestra especial en línea, que podrá verse en su página de Facebook, con programación de producciones cien por ciento quindianas; lo que representa un cambio en el proceso curatorial de selección de piezas en exhibición y da cuenta del crecimiento de la industria local que permite contar con material suficiente y de buena factura para sostener 16 días de difusión en línea, incluso, dejando producciones por fuera, no por falta de calidad, sino por haber copado el espacio disponible.

En esta muestra se hace evidente también el respaldo, en términos de fuerza de trabajo y cabezas pensantes, que le llega al Festival Quindiano de Cine y video, con un grupo de profesionales jóvenes que, también con pasión, le dan perspectivas nuevas y han motivado el relievar la producción regional. Así, junto a La Muestra Audiovisual del Quindío organizada por el Centro Audiovisual de la Universidad del Quindío y El Festival Cine en las Montañas, los realizadores quindianos témenos más espacios de calidad para exhibir las producciones y los quindianos tienen la oportunidad de verse reflejados desde su propio territorio en las pantallas.

Zapping: Para seguir con el tema, el Festival Internacional Cine en las Montañas amplió el plazo para la postulación de obras hasta el 4 junio y anunció que la muestra se hará de manera semipresencial entre el 7 y el 13 de septiembre. Ahora, más que nunca, Nos vemos en la red (0).

miércoles, 20 de mayo de 2020

Del griego Mouseion

La palabra museo contiene, etimológica y románticamente, una belleza infinita. En Grecia, así bautizaron los espacios consagrados a las musas: protectoras de las artes y las ciencias. 

Desde sus orígenes con los denominados Gabinetes hasta los museos modernos, el concepto ha estado centrado en la recolección y cuidado de objetos valiosos, de acuerdo con la definición del Consejo Internacional de Museos (ICOM), tal como los conocemos y entendemos hoy, “Son museos las instituciones de carácter permanente que adquieren, conservan, investigan, comunican y exhiben para fines de estudio, educación y contemplación conjuntos y colecciones de valor histórico, artístico, científico y técnico o de cualquier otra naturaleza cultural.”

Ayer 18 de mayo, como desde hace 43 años, se celebró el Día Internacional de los Museos, pero sin visitantes. La presidenta de ICOM en su página de internet hizo un llamado a los responsables de estos espacios en todo el mundo: “Este puede parecer un momento extraño para un festejo, ya que miles de museos permanecen cerrados y la incertidumbre de lo que ocurrirá en los próximos meses ocupa nuestra mente. Sin embargo, es precisamente ahora cuando necesitamos difundir el mensaje del Día Internacional de los Museos.” 

Un mensaje —que en mi criterio— se centra en la importancia del papel de los museos como guardianes de la memoria, centros de regocijo para el alma y deponentes de realidades vividas por la humanidad, dijo Suay Aksoy, en la mencionada publicación de ICOM “queremos celebrar las múltiples perspectivas que conforman los museos, sus comunidades y personas. Queremos defender los instrumentos que permiten identificar y superar los prejuicios que los museos exhiben en las historias que cuentan”.

Hoy, como muchas de las expresiones artísticas y culturales, los museos —que tienen la infraestructura y tecnología— están con puertas abiertas en la virtualidad. Allí, se pueden recorrer galerías, escuchar y ver piezas mediales y repasar la historia; un bálsamo para el encierro, mientras podemos volver a visitarlos para apreciar,con la magia de lo análogo, las pátinas, las pinceladas, la atmosfera ritual de los templos de las musas.

El Quindío tiene conformada una red de museos, en la que participa la Gobernación del Quindío y que componen al menos 19 instituciones, la semana pasada, en la socialización del Plan de Desarrollo Departamental, algunas voces se hicieron sentir manifestando que no se ven reflejados los museos en los programas propuestos, esperamos que los incluyan.

Con motivo del Día Mundial de los Museos, vale la pena reflexionar sobre el papel de estos espacios y la relevancia de establecer programas que permitan su funcionamiento y crecimiento permanente, mientras tanto, habrá que seguirlos visitando por internet.

Zapping: Ya que hablamos de días mundiales y de internet; El domingo pasado se celebró su día internacional; bueno, en realidad fueron 4 los motivos de celebración del 17 de mayo: Día mundial del Internet —Que se ‘revuelve’ con el día mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de Información—; Día Internacional contra la homofobia, transfobia y Bifobia; Día Mundial del Reciclaje y Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Con tantas celebraciones ninguna brilla como debería porque se queda en sus propios círculos sin trascender al resto de la opinión pública.

Nos vemos en la red (0)
www.jorgeurrea.com

lunes, 18 de mayo de 2020

Llenando Formatos

En formatos, una gran sábana de filas y columnas están contempladas las líneas de acción para la Cultura del Quindío y la de los Armenios. Los Planes de Desarrollo, que se han preciado de entregar a tiempo los gobernantes de esta zona, ahora están bajo el escrutinio de las corporaciones pertinentes para dar trámite legal.

La planeación del cuatrienio, en lo referente al Quindío, es genérica, sin mayor identidad de gobierno y sin sorpresa, pero técnica y suficiente para encajar, en las líneas propuestas, lo que se le ocurra al mandatario departamental. No parece haber mucho aporte desde la cartera que debe liderar el sector; puesto que los indicadores planteados están en los formatos nacionales, con mayor énfasis en el activismo, que cubre necesidades inmediatas y menor en los campos estratégicos que producen menos réditos políticos por tomar más tiempo en dar frutos.

En lo local está mas disperso el tema, —por no decir desordenado el formato—. El Plan de Desarrollo da brincos de línea en línea con indicadores de difícil medida: ”Gestionar la creación del complejo archivístico…”. Gestionar es un verbo blando y escurridizo; como este hay muchos en la planeación local 2020-2023. A esto se suman líneas con indicadores ínfimos como, 3 escuelas de formación o la circulación de 24 contenidos culturales, en todo el cuatrienio.

Hay cosas para destacar en ambos Planes de Desarrollo, más allá de la garantía del fomento, promoción y circulación de la cultura y las artes -que no puede tener rebaja— ambos contemplan la formación, que es fundamental no solo en procesos tempranos como semillero de talentos sino en los adultos y profesionales que deben profundizar conocimientos y ampliar campos más allá de la interpretación o ejecución técnica. Ambos plantean mantenimiento o creación de infraestructura cultural, con indicadores bajos, pero al menos lo incluyeron. 

Se quedaron cortos los Planes de Desarrollo de Armenia y el Quindío en buscar la ruta de la formalización del sector cultural, No hay mayor énfasis en emprendimiento, y es que los artistas y gestores no son amigos de los requisitos, de rendir cuentas, de presentar proyectos; seguramente esto pesó.

Deben los gobiernos encontrar alternativas que permitan crear mayor consciencia de los beneficios de entrar en el sistema, no por ponerlos a tributar -que también corresponde- sino, para que sean buenos planificadores y aporten al crecimiento de la industria creativa de la región con generación de empleos, o dinamización del turismo cultural. También, les faltó hablar de cultura ciudadana y de los Sistemas de Cultura —Que son veedores del accionar de los gobernantes—.

El sector artístico y cultural debe exigir que los recursos se garanticen y crezcan, que el acceso sea justo y equitativo     -que no es lo mismo que igualitario- ahí podría entrar la caracterización y categorización. Que los recursos se entreguen mediante convocatorias públicas y que las evaluaciones sean transparentes.

—No es mucho pedir ¿o sí? — Juzguen ustedes por este mensaje de whatsapp que circuló esta semana: “Para todos el miércoles tenemos la exposición del plan de Cultura en el componente Cultural, a las 8 AM, favor conseguir por lo menos 10 amigos que esten conectados con la transmisión por Youtube, para que hagan comentarios positivos y de aprobación de lo que vamos exponiendo…”

Nos vemos en la Red (0)

Ocaso Microcuento

Ocaso

Rabia, rabia extrema
Que permea las entrañas
Por las acciones extrañas
De un joven de voz trema.
El psiquiatra experimenta
Dejando clara la suerte,
Explora la oscura mente
Y con nada alli se topa.
Es tiempo, el galeno anota,
Que entre la buena muerte.

Las lagrimas brotan pronto.
Una madre no se rinde
y busca a quien le brinde
Ayuda con su hijo sonto.
Sea el que sea confronto 
Y bendito quien despierte
De lo profundo la inerte
Humanidad desvalida
De a quien daría mi vida
Pero permanece ausente.


sábado, 9 de mayo de 2020

Al Aire

La radio es un medio mágico que estuvo un tiempo en formol para las generaciones jóvenes, pero que actualmente ha recuperado audiencia en esas franjas y sostiene una muy importante cantidad de oyentes adultos contemporáneos. El experto en radio Tito López ponía esta semana en perspectiva el impacto del rating de la radio en el mundo; la convencional con casi 3 mil millones de personas y la digital con 341 millones suscriptores. Lo que demuestra que el modelo de difusión por ondas hertzianas está ‘vivo y coleando’.

Dos nuevas frecuencias de radio comunitaria han sido viabilizadas por le Ministerio Tic para el departamento del Quindío. Una en Buenavista a cargo de la Fundación Manuartes y otra en Córdoba de la Asociación Red de Comunicación de Calarcá. 

Según el MinTIC “Se ofertaron 582 canales para igual número de posibles emisoras en 577 municipios. Frente a dicha oferta, se recibieron 706 propuestas para 317 de estos municipios. Según el informe final, 187 iniciativas en 185 municipios del país serán viabilizadas con el otorgamiento de la licencia de concesión” es decir que, como es usual, la participación del departamento en la torta nacional es muy pequeña, 2 emisoras de 187 en el país.

Las alternativas radiales en el Quindío son pocas y similares en términos de oferta de contenidos, géneros y formatos radiofónicos; por eso, estas dos nuevas emisoras podrían significar un bálsamo para la audiencia de los municipios favorecidos y los aledaños que logren captar la señal. Eso, si las propuestas de programación de los adjudicatarios se ciñen a los lineamientos del tipo de licencia asignada: Radio Comunitaria. 

El valor de la radio comunitaria radica en que es medio de expresión de la gente del común, que narra, informa y entretiene desde la proximidad, cuenta los acontecimientos de la esquina y hace visibles a los personajes que a diario se saludan en la calle; esas formas narrativas incluyen ser difusores de la música local y de los géneros no cubiertos. 

La radio comunitaria, por antonomasia, no es comercial, es decir que no debería ceñirse a las lógicas del mercado de oferta y demanda, sus recursos provienen de la comunidad que la crea y la sostiene, y en esa medida, la programación debería -en ley y teoría- estar alejada de la dinámica de la radio que ofrecen las grandes cadenas; digo en teoría porque no es del todo así. En el Quindío, sin contar las dos nuevas frecuencias, hay 10 emisoras comunitarias y muchas de ellas tienen un dueño, suenan la misma música de las comerciales, tienen los mismos noticieros de las comerciales, venden publicidad y cobran por los espacios para montar programas, de esa forma incumplen con la esencia para la que fueron creadas.

La radio es un medio excepcional para llegar a comunidades rurales, no es exigente, puede escucharse mientras se hacen otras labores, llega fácil a los oyentes y no requiere de equipos complejos de recepción, por eso, en épocas de crisis es bienvenida la asignación de frecuencias después de más de una década de no abrir nuevas emisoras.

Nos vemos en la red (0) 

Pescando Incautos

La dinámica de la comunicación es compleja y específica, al contrario de lo que algunos piensan, no suele funcionar como una plantilla prediseñada que se aplica a cualquier situación, -tipo, comunicación de manual: Coquito Informa-. 

Desde la perspectiva de la comunicación política, por ejemplo, pasa a menudo que los equipos de campaña asumen roles en los departamentos de comunicación de los gobiernos sin comprender el salto -abismal- que representa pasar de la comunicación electoral a la comunicación gubernamental o de riesgo.

En días de incertidumbre, como los que vivimos, el ejercicio comunicativo es fundamental para la circulación de información útil e incluso vital para los gobernados; por lo que resulta insulso e irrespetuoso centrar la comunicación en acciones individualistas de corte ‘marquetinero’ donde los gobernantes, y entiéndase como gobernantes no solo a los elegidos por el pueblo sino, también, a los colaboradores que estos nombran; se convierten en el centro de atención, demostrando ‘gestión’ y sacando pecho con las acciones realizadas, que no son más que el cumplimiento de su deber como funcionarios.

Aunque la constitución del 91, en su articulo 20, concedió carta blanca a toda persona para expresarse libremente y eso se confundió con una tarjeta profesional de periodista, comunicador y experto en esas áreas. Debería haber criterio suficiente por parte de las autoridades para la elección de sus asesores y estrategas, o control a los entusiastas con iniciativas porque, flaco favor les hacen quienes, de oficio, implementan “campañas de respaldo”, como dirían las abuelas, “a la bulla de los tarros”.

Circula por grupos de whatsapp y algunas redes sociales una campaña de apoyo a favor de funcionarios del sector cultural. ¿estarán enterados los aludidos, los equipos de comunicaciones y los gobernantes? 

Una campaña con tufillo de estrategia en la que aparecen un puñado de artistas repitiendo un guion que transcribo literalmente: “Contenido del video Ejemplo 2 Soy Juan Diego Gaspar coordinador de la Red Teatro del Quindío – Esperar 3 segundos…….yo respaldo” -Que alguien les diga, por favor, que ¡Los puntos suspensivos son TRES!- 

Estas indicaciones enviadas a algunos artistas están, además, acompañadas de instrucciones técnicas de cómo grabar el video y cierran con el siguiente párrafo: “Usaremos el Hashtag #yorespaldo, para reforzar el trabajo de posicionamiento del video y la campaña a través de las redes sociales de todos”. ¿Yo respaldo que o a quien? Y ¿Por qué yo respaldo? Una etiqueta comodín que evidencia que los creadores de la campaña no tienen idea de lo que es la comunicación digital.

No cabe duda de que más que una iniciativa espontánea u orgánica, es una estrategia, que no responde a ninguna crisis palpable y que deja la inquietud de corresponder a dos adagios populares, están: “Amarrando Perros” y dando “explicaciones no pedidas” luego “implicación manifiesta”.

La estructura de la pieza audiovisual es, cuando menos, curiosa. Los artistas sueltan su voz de a apoyo al aire sin hilar argumentos ni demanda alguna, simplemente recitan el guion que está amarrado a una introducción con voz en offque bien podría decir cualquier cosa; tanto como firmar una hoja en blanco. Consultando las páginas de Facebook de algunos de los más serios artistas que manifiestan su respaldo, no encontré que compartirán el video, -por algo será-. En mi criterio, los organizadores de la iniciativa están pescando incautos.

Nos Vemos en la Red (0)

sábado, 2 de mayo de 2020

Al Frente del Cañón


El 28 de abril se conmemoró el día mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo y, por supuesto, es inevitable pensar en el gran esfuerzo que hacen los trabajadores de la salud para cumplir con sus deberes en clínicas, hospitales, centros de salud, etc. Muchos en condiciones precarias; a ellos nuestra gratitud y admiración y al Estado el llamado para que busque las garantías que se merecen.

En otro frente de batalla, en la calle y en sus espacios de trabajo como salas de redacción y estudios de radio y televisión están los periodistas, los comunicadores, los equipos humanos de producción. Ellos también están expuestos y cumplen un papel fundamental en este proceso de circulación de información que reclamamos los seres humanos; que se fecunda en los centros de salud y entidades gubernamentales y que procesan nuestros intermediarios: los comunicadores, para permitir, de la mejor forma posible, que quienes permanecemos en casa podamos estar enterados de las decisiones que toman nuestros gobernantes y de la evolución del día a día del virus, gracias a ellos tenemos datos comprensibles y asequibles para todos.

Vemos como algunos comunicadores adecuan espacios de trabajo desde casa. Los que están frente a cámara exponen su lugar íntimo: su sala, su biblioteca, sus pertenencias personales    -Eso que no tendríamos porque ver, eso que siempre nos preguntamos cómo sería- 

Los que están detrás, suplen sus escritorios y espacios de trabajo convencional con la mesa del comedor llena de papeles y pantallas (celular, tableta, computador, etc), el trabajo se multiplicó y las condiciones para ejecutarlo se hicieron más complejas: El plato que se cae, los niños que ríen o lloran, la televisión o el radio sonando. Cada caso es diferente pero igual: Lavar la loza, sacar la mascota, hacer las compras, asear el lugar de trabajo y residencia, jugar y estudiar con los niños; mientras, se dan instrucciones, se escribe una nota, se edita un audio o se lee un extenso informe. Uff.

Otros en la calle, buscando la noticia, exponiendo sus vidas y la de sus familias para cumplir con su deber. En televisión y en redes sociales se les ve con sus micrófonos cubiertos de papel cristal, con mascarillas de ‘mentiras’ -no creo que sea suficiente si de seguridad y salud hablamos- pero el deber apremia.

Por el gran esfuerzo que hacen, porque es más trabajo y más complejo; porque además las condiciones económicas no son buenas. Gracias, gracias a los a los medios, a los comunicadores, porque sin importar el alto riesgo, están al frente de cañón.

Zapping: Apropósito del titulo de esta columna, extrañamos a la Asociación de Músicos Profesionales del Quindío, quienes cada año por estas fechas han sido muy activos en los medios de comunicación. Pero, por lo menos en sus redes sociales, no hay rastro de ensambles colaborativos ni propuestas creativas que evidencien su trabajo artístico en tiempos de pandemia       -como grupo. Algunos de sus integrantes de manera individual si que han compartido su talento-. Es delicada la compleja situación por la que atraviesa el sector cultural, aún así, muchos artistas no paran haya o no contratos, porque el arte debe producir recursos, pero, desde lo vocacional, no solo es un negocio sino una necesidad expresiva.

Nos vemos en la red (0)
www.jorgeurrea.com

sábado, 25 de abril de 2020



Indicios

Las calles vacías están
Un aire frio las corre
Produciendo azore
En las que pronto orarán
¿Qué será? preguntó el chamán         
Y a rezos rasgó la piel
Que sangró ríos de miel
Que no era dulce,no 
Que no era ligera, no
Era tibia y cruel.





jueves, 23 de abril de 2020

Retrato Padre Carlos Eduardo - Exgobernador del Quindío

Sin Espectador no hay espectáculo.

Muy preocupados andan los dirigentes del futbol por la inactividad que deriva directamente en las billeteras, re millonarias del negocio -eso es lo que es- deportivo. 

La oportunidad de retomar labores pasa por un proceso mediado y mediático que también ha sido una de sus fuentes de financiación, los derechos de transmisión de los partidos.

El espectador es el sentido del espectáculo y si no hay gente, ni en las tribunas ni en las pantallas, pues no hay plata y no hay gracia en la actuación.

¿Qué son marcadores fríos sin la visibilización del talento?, durante años los mezquinos dirigentes han cobrado a los medios por difundir su negocio, los noticieros no pueden mostrar ni los goles si no desembolsan y ni hablar de transmitir un partido de ligas mayores. 

Ahora, cuando la única opción a mediano plazo de continuar depende de las transmisiones de radio y televisión, están enfrascados en contratos, sesiones de derechos y valores. No han podido comprender que, sin poder abrir las puertas de los estadios, los espectadores están en los medios; que ellos -los aficionados- son el deber ser y les corresponde retribuir su fidelidad llevándoles los partidos de la manera más eficiente y asequible posible. 

Decía el presidente del Independiente Santa Fé que “la televisión tiene que meterse la mano al bolsillo… porque en otros países los dineros son superiores”, yo digo que ningún medio los difunda y si quieren estar al aire que lo hagan con sus propios recursos y comercialicen, a ver si es tan fácil y barato mantenerse vigentes en la mente de los espectadores. 

Guardadas las proporciones, por lo que representa el ritual en términos de polémica, corren el riesgo de menguar el espectáculo por falta de difusión -atribuida a la mezquindad- a la que llegó la tauromaquia donde era casi misión imposible entrar una cámara a la Plaza, un día un empresario de la Feria de Manizales me dijo: “Le sale más fácil pagar los derechos de un concierto de Shakira” y ahora penan por los aforos.



Zapping
Una respetuosa sugerencia a la directora de Corpocultura, es sano cuestionar, poner en duda, las recomendaciones de sus asesores externos y no dejarse presionar por el “sector” que dicen representar 4 personas. Queda el sabor de que parte de los cambios realizados a la convocatoria #Elartesigue benefician más al “sector” de las artes escénicas. 

La directora ha puesto la cara y habla con sinceridad -yo le creo- pero podrían estar mal informándola. En medio de una charla explicativa el pasado domingo, respondió a la pregunta de ¿por qué las artes escénicas tienen más presupuesto que otras áreas? argumentando, entre otras, que las creaciones de esta área implicaban el uso de “materiales y otro tipo de recursos” y que creían que fundamentalmente serían presentados proyectos colectivos. Parece que sus asesores no le contaron que para hacer un filminuto, que tiene asignado la mitad del presupuesto de lo que tienen teatro, danza y música, se requiere lo mismo, en términos creativos y de cantidad de artistas, y además equipo humano y técnico de producción y pos producción. Veremos cuales son los productos seleccionados de las artes escénicas, porque, hay mucho monologo contemporáneo rondando por ahí.

Mi definición ad hoc de Monologo contemporáneo: Una persona hablando en un espacio oscuro y reducido (sala desocupada de un apartamento) con una silla al lado, grabado con un celular con sonido ambiente en plano general con cambios de foco aleatorios e imagen contrastada con subexposición en unas zonas y sobreexposición en otras.

Hay más rollo…

Nos Vemos en la Red (0)
www.jorgeurrea.com


Cortando Alas

La Corporación Colombiana de Documentalistas, Alados, Consejos de Cine y un grupo de profesionales del sector audiovisual se manifestaron en contra de una convocatoria de Telecafé para  ‘crear  documentales desde casa’. 

Están en su derecho, pero, si bien algunas de sus consideraciones ameritan revisión por parte del canal, en el criterio de este columnista, un gran porcentaje de su reclamo es desatinado y corta las alas a la formalización de la industria audiovisual, las corta también, a los realizadores que consideraron la convocatoria como una alternativa para mantenerse activos en la producción en días en los que no pueden salir de sus lugares de aislamiento y el reclamo los puso a dudar; finalmente, corta las alas a la iniciativa del canal que busca facilitar el acceso a recursos básicos adaptándose a la situación. 

Seguro vendrán convocatorias más grandes y como dicen los realizadores en la misiva, allí sí, habrá que estar muy atentos a los términos de referencia.

Los indignados piden tiempo para la presentación de los proyectos, desconociendo que las mentes creativas tienen ideas de manera permanente y que el formato solicitado por el canal corresponde a un modelo básico y ampliamente conocido por los profesionales del sector; los que lo son lo saben. 

Si bien es cierto que el plazo fue corto, también lo es que, considerando las condiciones del proyecto, formular la idea no implicaba salir a investigar o pre producir. ¿No se les ha ocurrido nada, mirando alrededor, en el encierro? 

La convocatoria se trata de un laboratorio y en estos espacios se experimenta, se explora y se crea; esa denominación es un contrato entre el canal y el realizador para que ambas partes abran la mente a propuestas narrativas a partir de las historias que están justo en casa o al alcance de un clic y de propuestas de producción que se adapten a las condiciones técnicas con las que cuenta el realizador/investigador, que lejos deberían estar de los complejos equipos técnicos y humanos enunciados por la misiva de los ‘documentalistas’ porque que bajo las condiciones actuales no tendrían forma de operar a cabalidad.

Sí tienen razón los quejosos en que hay un grupo de profesionales que no cuentan con los documentos exigidos para presentarse y de esta forma se desaprovecha el talento. Lo pertinente, para incentivar la industria a través de la formalización, sería categorizar: asignando sin tanto requisito pequeños proyectos a personas naturales que puedan así, hacer experiencia y considerar formalizarse; y proyectos de mayor calado a empresas productoras con todos los requisitos que garanticen estabilidad. También aciertan en reclamar por la exigencia de música original en un ejercicio de tan bajo presupuesto.

Frecuentemente el sector cultural exige convocatorias, pero cuando estas salen, no les sirven. En esta oportunidad hay un cruce de encuadres -desde la óptica de Goffman-. Interpreto yo que: El canal pensó en un programa de televisión hecho con lo que hay en casa y los realizadores en un DOCUMENTAL con toda la complejidad del género.

Nos vemos en la red (0)
jurrea.com





lunes, 20 de abril de 2020

Licencias



El reloj biológico se está volviendo loco. Los horarios se corren y en vez de tener más tiempo o de gastarlo, él, el tiempo, nos gasta a nosotros.

Las horas de encierro, en esta cuarentena, se convierten en retos, deberes, tareas que no se superan; que se reproducen, cual Gremlins mojados (para quienes vieron la famosa película de los ochenta)se multiplican cada que se cumple con una meta. Entonces: la ansiedad, la angustia, la desilusión.

El tiempo, como convención social, delimita y organiza las actividades diarias; pone reglas, estructura, se convierte en recipiente contenedor de acciones, pero si no hay compromisos, se desmorona y es allí donde aparecen las licencias. 

La licencia de la hora de levantarse -que corre todo el cronograma diario-; la licencia de comer un poco de esto y un poco de lo otro en cualquier momento; la de procrastinar sin remordimiento inmediato; la  licencia de quejarse; la de no asearse o asear el lugar de residencia; la licencia de acostarse más tarde; de aplazar el ejercicio o de dedicarse solo a él; de invertir más tiempo en las pantallas; la licencia de hacer lo que antes no se podía por “falta de tiempo”: leer, cocinar, ayudar en el hogar, reparar cosas,(ponga aquí la suya); hay una que se está ‘viralizando’: la licencia de ser comunicadores. –Ahora todos hacen entrevistas y presentan contenidos por internet. Todos saben de todo y ‘se defienden’ con la producción audiovisual. En fin, licencias que en días de aislamiento se hacen famosas en las redes sociales, que descuadran las rutinas y se burlan del tiempo, generando la sensación de que se ha hecho mucho pero no se ha hecho nada.

Para seguir con el titulo de esta columna, y apropósito de los que pretenden determinar qué se debe o no hacer en cuarentena; nadie tiene la licencia para evaluar las acciones de los demás -excepto los jueces- flaco favor hacen quienes pretenden imponer escalas de valores a individuos autónomos o adjetivan el quehacer de los otros. ¿Qué tal si aplicamos la premisa de la canción de Paul MacCartney hecha famosa por Guns n’ Roses?
Vive y deja…

Zapping: Avanza el cuarto mes del año y ni MU (como los de las vacas) sobre las convocatorias de Concertación y Estímulos del departamento. ¿Habrá alguna licencia para no abrirlas en el tiempo estipulado por las ordenanzas?
“Cuentan los que cuentos cuentan” que hay un personaje con nombre de rey, que prefiere los “apoyos” de manera directa, dicen que mueve lo hilos, sí, como los de las marionetas. 
¡Estamos hablando de arte! 

jueves, 9 de abril de 2020

Crowdsourcing


A la distancia más juntos que nunca”

Se comenzó a hablar de colaboraciones remotas conocidas como crowdsourcing en el año 2006, cuando el periodista de tecnología Jeff Howe comenzó a investigar el fenómeno de la tercerización de tareas mediadas por internet. Por allá en 2010, el crowdsourcing, con su hermano el crowdfounding (forma de financiar proyectos, también conocida como micro mecenazgo) se hicieron un espacio en la teoría de la comunicación digital por considerárseles propias y características del ecosistema digital que, para la época, se llevaba la atención mundial.

Bajo el modelo de ‘todos conectados’ y la premisa de la ONU a partir de los Objetivos del Milenio de “reducir la brecha digital” estaban dadas las condiciones para que una porción muy importante de creadores del mundo pudieran comenzar a juntar talentos y producir resultados de alta calidad que difícilmente se podrían conseguir con los recursos, técnicos y humanos, disponibles alrededor de una persona o empresa X en un lugar X del mundo, es decir, lo que permitió la tecnología es que se armaran ‘súper equipos’ con las personas más apropiadas para desarrollar una tarea, sin importar el lugar donde estas se encontraran.

Pero la creatividad no se queda quieta, ni se limita a súper talentos, pronto el modelo de colaboración remota se esparció y aparecieron piezas como Life in a Day, un documental -que si no lo han visto vale la pena que lo hagan- producido por Ridley Scott con el apoyo de YouTube y dirigido por el ganador del Oscar Kevin Macdonald, en el que personas de todo el mundo (consideradas co directores) enviaron colaboraciones de actividades realizadas el día 24 de julio de 2010 para crear una obra audiovisual que recrea un día en la vida del mundo.

A raíz del confinamiento vemos como la dinámica de la producción artística adopta modelos colaborativos como los descritos -sobre soporte audiovisual que sigue demostrando ser el rey porque al video, mayoritariamente, recurren las demás artes para visibilizarse- encontramos en la red a La Filarmónica de Rotterdam que reunió en una pantalla a sus interpretes para nuestro deleite o al cantante Rosarino Juan Baglieto, quien hizo una versión de su éxito El Tempano acompañada por sus músicos, cada uno, desde su lugar de cuarentena. 
Y así pasan los días, Como dijo Baglieto en el colofón de su video “a la distancia más juntos que nunca”, armando un triangulo que se completa con la ecuación: interpretes desde sus casas, espectadores desde las suyas sobre la base de la red mundial de información.

Nos vemos en la Red (0)
www.jurrea.com



Cuota de pantalla 2020

Se está generando la idea de que 2020 es igual a desgracia, incomodidad y arbitrariedad, y curiosamente la cuota de pantalla —que es la cantidad de programas nacionales sobre los extranjeros emitidos por un canal— fijada para ‘paliar’ la crisis de la industria audiovisual baja del 70 % al 20 % —veinte por ciento— la obligación, que tienen los canales que hagan uso del espectro electromagnético, de programar y emitir productos realizados en Colombia con talento y equipo técnico local. 
Colombia se precia de tener uno de los ecosistemas de producción mejor formados y sobre todo dispuestos al trabajo de la región. No en vano se maquilan en nuestro país productos que se emiten en canales internacionales, incluso en algunos que ni conocemos. 
Martín-Barbero describe la telenovela como uno de lo principales productos culturales de América Latina y Ómar Rincón la presenta como “el producto televisivo más importante de la exportación”. Colombia es un gran productor de melodrama ya sea en formato telenovela o seriado, pero eso no es gratuito; tanto la capacidad de producción como los niveles de calidad narrativa son el producto de la exigencia de contar pertinazmente con piezas audiovisuales producidas, realizadas y emitidas en el país como requisito para explotar el servicio de televisión abierta radiodifundida; no solo somos buenos en melodramas, colombia produce formatos de concurso, reality, e informativos de muy alta factura. 
La decisión tomada por el gobierno de reducir la cuota de pantalla con el decreto 516 del MinTic pone en riesgo la estabilidad del sector audiovisual. En primera medida, y en mi criterio la más relevante, porque modifica, en un momento de amplia exposición al medio, los hábitos de los televidentes —quienes como todos los seres humanos somos animales de costumbres— y así, se podría perder el gusto por el producto nacional. No se trata de imponer lo local, para opciones tienen cientos de canales en el cable, que según los reportes de la ANTV tiene penetración superior al 70 % en el país, se trata de no borrar la producción nacional del imaginario de los televidentes y salvaguardar la identidad. En segunda instancia, por el reclamo justo que han hecho actores, directores y libretistas quienes, además de estar en paro por las razones ampliamente conocidas de la COVID-19, dejarán de percibir lo que les corresponde de acuerdo con la ley Fanny Mikey si no hay reemisiones nacionales. Finalmente, porque el decreto permite a los canales regionales usar recursos del FonTIC para financiar su funcionamiento, lo que quiere decir que habrá un 20 % menos de presupuesto para producir una vez superada la crisis. 
El gobierno estableció que estas medidas serán solo mientras el estado de emergencia, pero la sabiduría popular reza que no hay nada más eterno que lo provisional. Mientras tanto, se corre el riesgo de que los canales colombianos se conviertan en contenedores de productos enlatados, de que se borre progresivamente la representación en pantalla de nuestra sociedad y de que se pierda, aún más, la audiencia de la TV convencional, porque emitir enlatados viejos no da rating y para ver producciones internacionales está el cable y las OTT, así que el diferencial son las historias propias, los rostros conocidos, la proximidad con la audiencia, estos producen —a la luz de Kats— la gratificación de los espectadores.

sábado, 4 de abril de 2020

El Arte del Ridículo



¿Sabe usted lo que es TikTok?

Si esta pregunta se hubiera hecho hace un año lo más probable es que la gran mayoría de los lectores no tendrían idea de lo que se trata, pero hoy, gracias a la cuarentena y la ampliación del tiempo de ocio invertido en el mundo digital esa cifra ha de ser mucho más pequeña. 

Según el portal cocktailmarketing.com.mx 20% de los usuarios de tiktok tienen menos de 19 años, 32% entre 20 y 24 años, 27% de los usuarios son personas entre 30 y 40 años y principalmente jóvenes entre 13 y 18 años son los más activos en esta aplicación.

Desde China llega… Una red social, que no pertenece ni a Facebook ni a Google, que ha crecido de una manera exponencial -como un virus- y que se basa, en mi criterio, en el arte de saber hacer el ridículo. Y no lo digo peyorativamente, no. Lo digo haciendo énfasis en la palabra arte; una gran cantidad de los contenidos compartidos en TikTok son producto del talento de ciudadanos del común que participan sus habilidades artísticas (canto, danza, doblaje) consientes o inconscientes, a más de 500 millones de usuarios en la plataforma.

1980, algún lugar del mundo.

Interior. Casa de familia/sala. Noche
En una reunión de amigos adultos, los padres de una familia convencional llaman a su hija de 13 años para que haga la fonomímica de la canción de moda. La niña, tímida, niega con la cabeza y se esconde tras la esquina de una pared -le da vergüenza-, su padre lanza una mirada profunda, sonríe falsamente a sus invitados e insiste. La niña, sin más opción, va al centro de la sala, iluminada con un tenue bombillo amarillo de 60 vatios y procura repetir lo que originalmente fue una tarea del colegio, sincronizar sus labios con la música de fondo, entre verso y verso la escena va tomando ritmo y de la timidez se pasa a la fluidez, la niña encuentra el gusto y al final… risas y aplausos -el premio del artista- que la motivan a continuar.

La familia de amigos se multiplicó, hay ‘tiktokers’ de más de 40 millones de seguidores y el promedio, en todo caso, es superior al de otras redes sociales. De la sala, como escenario o medio, se pasó a la pantalla del celular, del tenue bombillo a poderosas luces led, porque el algoritmo privilegia los videos bien iluminados y estéticos. Pero el espectáculo… es el mismo: histrionismo, el ridículo convertido en arte, en arte que divierte, que entusiasma, que a amortigua el tedio, que provoca risa, a lo mejor para muchos solo es una forma de llamar la atención de manera superflua, pero, así también es el mundo de la farándula.

El siempre vigente Aristóteles definió la mímesis como el fin esencial del arte, como la representación de la naturaleza a través de la imitación, guardadas las proporciones, eso es tiktok, la mimesis la naturaleza contemporánea, espontanea y desparpajada por eso, hoy, es viral.

domingo, 29 de marzo de 2020

Aguzadas penetraron someramente entre la carne y dejaron correr el líquido viscoso. No hubo más remedio... segarlas. Las espinas pueden hacer más daño que el acero.  

jueves, 26 de marzo de 2020

¿Para qué es internet?



¿Será que llevamos años utilizando internet para lo que NO es? Según la etiqueta (#) propuesta en redes sociales por el Gobierno nacional en cabeza del Ministerio Tic y sus descentralizados del ramo: #UsoInternetParaLoQueEs parecería que las instrucciones de uso, que nunca nos socializaron, dicen que internet es para el teletrabajo y la educación virtual y que NO es para ver videos o cualquier otro tipo de entretenimiento que genere tráfico en la red (música, juegos, memes,etc).

Aunque parece más un problema semántico que de pertinencia real de la iniciativa, no resulta comprensible que el Ministerio de las Tecnologías de la Información y la COMUNICACIÓN, que promueve la economía naranja, priorice unas actividades sobre otras para el uso de la red informática mundial y, menos, que relegue los usos de productos culturales de entretenimiento que son parte fundamental de las industrias creativas.

Es inevitable que en tiempos de cuarentena el consumo de internet se dispare y es un hecho que el ancho de banda disponible es un bien finito que se debe cuidar, en esa medida el llamado al uso racional de internet debe ser a todos los usuarios tanto los ociosos como trabajadores, estudiantes y profesores.   

¿Cuántos de los que están haciendo tele trabajo calientan silla y consumen ancho de banda en videoconferencia para que los vea el jefe mientras en realidad chatean o ven redes sociales? ¿Cuántos estudiantes y profesores se conectan en sincronía para recibir una clase que puede ser reemplazada por lecturas bien seleccionadas y un foro? o ¿Qué tan necesario puede ser para la salud mental de los confinados tener actividades lúdicas en los llamados horarios pico? ¿A dónde queda el discurso de promover las industrias culturales y creativas si en tiempos de crisis son las primeras en ser sacrificadas? 

Mientras, por parte de la institucionalidad,  se invita a los usuarios de la red a hacer un uso responsable -casi como un sacrificio- los operadores han dicho que están trabajando para garantizar el correcto funcionamiento de sus redes y que lo más probable es que no habrá colapso, pero, si no se asume con consciencia la coyuntura, sí podría haber ralentización del servicio. Paradójicamente al mismo tiempo anuncian la ampliación de la velocidad de internet adquirida por sus usuarios y la liberación de canales premium porque, al fin y al cabo, el entretenimiento es fundamental en tiempos de encierro.

Mientras tanto, de acuerdo con la definición del portal lifeder.com, yo #UsoInternetParaLoQueEs: Búsqueda de Información, Comunicación Directa, Contacto en Redes Sociales, Investigación, Educación, Transacciones Financieras y Comerciales, Mercado Laboral, Entretenimiento y Ocio.

Nos vemos en la red (o)

viernes, 20 de marzo de 2020

Dos Caras



La sacó barata la ‘influencer’ Epa Colombia después de destrozar un portal de Transmilenio e incitar a sus más de 800 mil seguidores al desorden social, unjuez consideró que no era peligrosa y la dejó ir para su casa, acto seguido la noticia del generoso fallo pasó a ser de segunda plana, opacada -con justa causa- por la noticia mundial de la pandemia por cuenta del coronavirus.

La diferencia entre un medio de comunicación exitoso y uno que no, es la cantidad de usuarios a los que llega; para los medios convencionales esta medición, llamada rating, además de ser compleja es costosa y, sobre todo, determina el ingreso -en términos de pesos- que le puede significar al medio de comunicación llegarle a X o Y número de personas. Los creadores de contenido sobre plataformas digitales, que a la luz de Manuel Castells son ‘Autocomunicadores de masas’ no sufren por esos datos: las mismas plataformas (redes sociales en términos genéricos) le suministran las cifras, además,  no incurren en grandes costos de producción de contenidos, pero eso si, ambos, plataformas convencionales y digitales, cobran conforme más alto y comprometido sea el número de espectadores, seguidores o usuarios. 

La señora Daneidy Barrera, quien contaba con un importante número de seguidores, muy posiblemente, estuvo motivada por el dinero y por esto causó los daños a las instalaciones públicas y puso en riesgo  la vida de quienes le seguían y de los usuarios del servicio destruido. Su ‘arma’ fue su cuenta de redes sociales y su capacidad de influir en un potencial de 800 mil personas, pero aún así no se consideró un peligro para la sociedad, no importó que, sin pudor y más bien con cinismo e ignorancia se valiera de acciones desmedidas para llamar la atención y de esta forma incrementar el número de seguidores que, en últimas, representan un aumento en sus ingresos, esos que ahora alega no poseer para alivianar la responsabilidad que le corresponde por destruir lo que es de todos.

Infortunadamente este tipo de acciones en busca de más ‘espectadores’ es el común denominador, cunden las noticias falsas que pretenden generar tráfico y las cadenas de especulaciones que se riegan como pólvora. Más la moneda tiene otra cara, a raíz de la necesidad de permanecer en casa para evitar la diseminación del coronavirus, han aparecido una gran cantidad de iniciativas que cumplen el mismo propósito pero, evidentemente, de mejor y más agradable resultado, conciertos de grandes artistas gratis en redes sociales, aperturas de espectáculos como la opera, libros, juegos y aplicaciones digitales disponibles para todos son opciones que hacen visibles a los creadores y que alivianan el peso de días de encierro y zozobra.

Vamos a apoyarlos porque ellos sí lo merecen.

viernes, 13 de marzo de 2020

India Catalina y Tv Pública + Video Columna



El próximo sábado se conocerán los ganadores de la trigésima sexta entrega de los premios India Catalina en donde la televisión pública obtuvo 79 de las 155 nominaciones.

La participación de la tv pública en la premiación más importante de la industria audiovisual en Colombia no es un hecho fortuito, hasta el año 2007, aproximadamente, los productos de los canales públicos nacionales y regionales eran prácticamente invisibles para el comité técnico que se encarga de seleccionar las piezas que los miembros votantes premiarán. A partir de ese momento la Comisión Nacional de Televisión comenzó a aportar recursos para la realización del evento y a promover la participación de los productores de contenido televisivo, fue así como, tímidamente, se incluyeron categorías que permitieran valorar los productos audiovisuales realizados con recursos públicos, fundamentalmente de género informativo. 

Después de más de una década las cosas han cambiado; en la presente edición 3 de los 4 nominados a mejor documental son públicos y el crecimiento no para allí, las categorías que antes estaban reservadas para las grandes casas productoras y canales de televisión privada como: mejor serie o telenoveladirectoractor y actriz protagónico o guion de ficción, solo por poner un ejemplo, se enfrentan cabeza a cabeza en una relación 3 a 2 con superioridad de la pública. 

A simple vista las cifras son alentadoras y es deseable que se mantengan así, pero esto no debe impedir hacer un análisis crítico de la realidad de la industria audiovisual en las regiones, el auge de la ficción en la televisión pública, producto de políticas determinadas por el regulador, que en últimas es quien determina en donde y en qué pone el recurso para producir, ha generado una maduración acelerada de las productoras (en particular en las pequeñas regiones) que deviene en importaciones de talento y equipo técnico fundamentalmente de Bogotá. Así las cosas, muchas de las piezas nominadas son una amalgama de talentos y técnicos que no necesariamente representan la región que las postula. Eso, en principio, no está mal, pero hay que procurar el crecimiento y establecimiento de las productoras regionales que estén en condiciones de producir con talento y equipo local, es decir, que los importados complementen y ayuden a formar, pero, que la cuota de personal local sea superior, tal como lo estima la reglamentación de cine en Colombia sobre las piezas cinematográficas nacionales. Al fin y al cabo, el dinero llega a los canales regionales y debería quedarse en la región. 

La ministra Constaín manifestó que el Min Tic seguirá apoyando las producciones públicas. ¡Que así sea! importante que el apoyo consista en financiar historias que representen la identidad de los territorios, -como hasta ahora se ha hecho- que los recursos lleguen para las productoras locales y que se incentive la formación de talento y equipo técnico para hacer cada día una industria audiovisual regional más profesional.

martes, 10 de marzo de 2020

Arte y Mendicidad

Del mismo modo y en sentido contrario, como diría una conocida candidata al reinado Nacional de la Belleza, el arte y la cultura están plagados de mendigos. De mendigos que piden boletas y entradas gratis a espectáculos y de artistas            -mendigos- que viven de lo poco que da el estado a la cultura.

Hace unos días Crisanto Vargas Vargasvil anunciaba en su página de Facebook que cerraba las puertas de su teatro  en Medellín y lo hacia con la reflexión que motiva esta columna:      “Recuerden valorar más a nuestros artistas y dejemos la cultura de limosneros del arte, estar pidiendo boletas regaladas es menospreciar el trabajo de los artistas. A cuentos taxistas se atreve usted pedirle que le regale la carrera, o en cuantos supermercados pide que le regalen la carne y la leche?
Yo ya cumplí con mi tarea, espero que las nuevas generaciones le den más estatus y valor al arte.” Un ‘recorderis’ necesario en un momento en el que el mundo necesita arte pero el dinero cada vez alcanza menos.

En los últimos años los gobiernos nacionales han reducido el recurso destinado a la cultura de manera dramática, mientras en 2015 se invertían, según los datos de la página del Ministerio de Cultura, 202.091 millones de pesos para 2020 se presupuestó 144.558 millones de pesos para el apoyo al arte y la cultura, una disminución alrededor del 30% que impacta directamente en los procesos de formación, exhibición y creación, pero, el reclamo de Vargasvil justamente se trata de invitar a no depender estrictamente del dinero estatal para desarrollar proyectos artísticos y culturales; lo que no exime a los dirigentes de buscar mayor participación del presupuesto público en el sector cultural y de ponerlo a disposición de una manera transparente. 

Las convocatorias, bolsas de concertación y estímulos y los convenios directos, pueden y deben ser la base -un ‘colochón’- que amortigüe las dificultades iniciales de la financiación de la cultura, mas,si un proyecto depende de estas para subsistir, es una mesa de tres patas que más temprano que tarde caerá por falta de equilibrio. 

Nos corresponde a los que nos importa la cultura actuar como diseminadores de la semilla de las buenas practicas de los espectadores, enseñándole a nuestros hijos, amigos y allegados a disfrutar del arte y a asistir a los escenarios culturales, sin remordimiento, porque no se trata de un gasto sino de una inversión, pagando el valor que merece cada obra, un valor que puede ser de más o menos pesos, porque,también hay que decirlo, no todo lo que nos quieren vender es arte o para aplicar el concepto del youtuber de la plástica Antonio García Villarán hay quienes quieren que paguemos por hamparte.

Descargue Carmesí en Pdf