Descargue Carmesí

Descargue Carmesí
Carmesí es un libro ilustrado de Microcuentos, disponible bajo licencia Creative Commons 4.0 (CC,BY) escrito por Jorge Urrea. Siéntase libre de Descargarlo y compartirlo

Galería de Flickr

Created with flickr badge.

Youtube

domingo, 21 de febrero de 2021

Miedo

El miedo es un motor más potente que la turbina de un avión, una emoción vital y una poderosa razón creativa.

“Oh, miedo, te conozco por mi corazón palpitante,

tu poder deslumbrante inspiró cada línea lúgubre;

y aunque la piedad apacible reclame su parte,

tuyos son todos los truenos de la escena”.

 Así son los versos de William Collins, en su contundente Oda al Miedo, pero, infortunadamente la pulsión no siempre se traduce en una bella obra de arte —como la anterior— sino, que el poder creativo del miedo se desdibuja ante la reacción de los pusilánimes, quienes, en vez de conducirlo a la creatividad, aprietan los dientes y los puños ante el que los confronta con su realidad.

Hace apenas unos días, cuando la dinámica de la secretaría departamental de Cultura comenzó a cambiar —para bien—, el ‘sector’ se puso ‘mosca’ y, como en otras oportunidades, se desparramaron en ‘estrategias’ para torpedear los nuevos procesos. 

El miedo se apoderó de ellos y comenzaron las injurias por mensajes de WhatsApp, reuniones subrepticias y las visitas a los despachos tratando de amedrentar con manoteos y amenazas. ¡Qué triste!, con las mismas manos con que empuñan las banderas de la paz, golpean escritorios, y con la misma boca que invitan a la concertación esputan las calumnias. 

Como dice Silvia Barrei “El miedo nos pone en el lugar de la víctima o del victimario. Pero en los dos lugares alternativamente. Nos dejamos agredir, maltratar, subestimar por miedo. Agredimos, maltratamos y subestimamos por miedo”. Un diálogo al que vale invitar a Borges cuando dice “Mi carne puede tener miedo; yo no”.  

Zapping: Margarita Rosa de Francisco, como era de esperarse, deja su columna del diario El Tiempo. El florero de Llorente             —editorial— no me pareció ni sesudo ni necesario, en cambio si oportunista. Llamó la atención del país, en un haraquiri de opinión, en busca de hacer poner los ojos en la Colombia Humana de Petro y su autodenominado “pacto histórico” —un yo con yo porque yo soy lo más importante de la política—. 

Lástima, se pierde una buena columnista para dar paso a una mala activista, que deja claro, en el título ‘Dilema ético’, de su último escrito en el diario más importante del país; que es una ingrata porque no tiene problema en ensuciar el agua de la que bebió por seis años con tal de servirle a una causa política.

Nos vemos en la red (0)

jueves, 11 de febrero de 2021

Comunes con privilegios

 Los comunes andamos a pie, sin escoltas, ni prebendas; vivimos sin aspavientos ni estrategias de imagen. Los comunes no van por la vida explicando que lo son.

 

Asustados por las andanzas de sus excamaradas disidentes, el partido farc, ad portas de una campaña política que podría demostrar cuan impopulares son en Colombia,  decidió cambiarse el nombre y lo justificó su máximo líder, nuestro coterráneo timochenko, diciendo en un tuit: “Quiero informarle a Colombia y a la comunidad internacional que apartir de hoy llevaremos el nombre de #COMUNES, porque somos un partido de gente del común trabajando por un país justo y con bienestar para la gente del común.”  

 

¿Lo son? El líder de las farc, en transito a comunes, Rodrigo Londoño, ha manifestado en medios de comunicación que su esquema de seguridad sería reducido y que no cuentan con los viáticos para cumplir con sus múltiples correrías nacionales, sin embargo, Alfonso Campos, director de la Unidad Nacional de Protección, le dijo a W radio que “Los recursos están, pero lo que pasa es que tenemos que invitar a racionalizar. Casi el 75% de los recursos para viáticos está destinado para el expartido Farc”.

 

Es decir que son comunes con privilegios, comunes que exigen, comunes que tienen lo que la gente del común no; o sino, hacen un berrinche. Según el portal radiomacondo.fm las supuestas “talanqueras” de la UNP impiden a los exguerrilleros que “realicen su actividad política y las tareas relacionadas con la implementación del acuerdo”.

 

¡Ecolecua! Con la campaña política iniciando, el partido requiere desmarcarse de un nombre que para Colombia es sinónimo de infamia, masacres, secuestro y narcotráfico: las farc; entonces, se inventan un cambio al tiempo que posan de victimas. Así, ponen al país a hablar de ellos desde la perspectiva que eligieron y no desde las disidencias que amenazan con establecer, de nuevo, un régimen de terror armado mientras sus excompañeros de combate buscan votos.

 

Quisiera pensar que no está fríamente calculado, pero no lo consigo. A pesar de la estrategia política, “aunque se vista de seda la mona, mona se queda.”

 

 

Nos vemos en la red (0)

La Televisión para la CRC

 Hubo un tiempo en que la televisión fue el medio de comunicación más poderoso, un tiempo en el que, en nuestro país, tuvo una entidad con rango constitucional que se dedicaba única y exclusivamente a ‘pensar’, regular y promover la industria.     —Sí, pensar así entre comillas porque le pudo la burocracia y la politiquería, pero produjo mucho más de lo que hizo su sucesora.—

 

Después, vinieron los recortes: de independencia, de personal y de funciones; entonces, la televisión quedó al garete, poco se volvió a saber de investigaciones sobre audiencias, del estado del mercado. No se volvió hablar de un tercer canal privado, ni de la televisión pública satelital o incluso del apagón análogo. 

 

El último documento que se produjo sobre contenidos, a la luz de la ley 182 del 1995, fue el acuerdo 02 de 2011, “por medio del cual se reglamenta la radiodifusión de contenidos en el servicio público de televisión abierta”; expedido por la Comisión Nacional de Televisión (CNTV). Es decir, por esa instancia que se dedicaba de manera única a la televisión. 

 

Publica en su página de internet la sala de contenidos de la CRC, —en eso quedó la máxima autoridad de la tv, en una dependencia— un proyecto de resolución en la que se compila y simplifica la regulación existente. Qué, como acertadamente indican es dispersa, excesiva y desactualizada. Hasta ahí todo bien, de hecho, demuestra que hay interés en atacar un problema real y que se comienzan a ver resultados. 

 

Lo triste es evidenciar, después de la compilación, la pobreza y superficialidad de nuestra regulación audiovisual, —no por culpa de ellos, sino de la falta de trabajo de sus antecesores.— Al tamizar lo que es obsoleto o estaba duplicado, quedaron 66 artículos que, en su mayoría, se limitan a temas operativos y de forma. De dos tomos de la publicación “El derecho de la televisión (2009) que contenían buena parte de la regulación de la materia en Colombia, quedaron 23 páginas en la propuesta de resolución.

Si bien el documento técnico del proyecto demuestra rigor, sustento y se puede apreciar la buena voluntad de la sala de contenidos de la CRC en poner orden; a mi juicio quedan algunos temas en el aire, como la cuota de pantalla, géneros poco cubiertos, publicidad política, de licor y tabaco, entre otros que ameritan revisión a la luz de las nuevas pantallas y realidades sociales. 

 

Sigue siendo una tarea pendiente lo prometido al acabar con la CNTV, bajo la premisa de transitar de una entidad análoga a una digital, mostrar resultados en términos de regulación y de promoción en todas las plataformas; ya que la televisión no es un soporte de transmisión sino, lenguaje de tv y narrativa en forma de contenidos independientemente de cómo llegue hasta el espectador.

 

Nos vemos en la red (0)

miércoles, 6 de enero de 2021

Lechona y sudao

No tenemos en el Quindío un plato que consiga identificar, desde la perspectiva cultural, la identidad de nuestra gastronomía al nivel de la lechona tolimense. Algunos estudios de organizaciones dedicadas al patrimonio han caracterizado el fiambre o sudao montañero como nuestro plato insignia, por estar hecho con ingredientes autóctonos como la yuca, el plátano y el hogao —que sí que representa a nuestro país— por supuesto también lleva papa y variedad de carnes. A su lado la bandeja paisa —que de entrada nos confronta toponímicamente— y el sancocho que realmente está presente en gran parte del territorio nacional.

Cómo negar la delicia culinaria que representa el sudao quindiano lleno de sabor y de texturas, cómo no reconocer que su envoltorio de hojas además de aportar sabor es un detalle estético sobresaliente, pero aún no es registrado, de manera oficial, como identitario y no tiene la versatilidad de la lechona tolimense.

La lechona es un plato único con años y años de tradición, podría ser perogrullada pero se vale recordar que la receta original está basada, únicamente, en un amasijo de arvejas amarillas, carne de cerdo y un tiempo largo de cocción que produce su crujiente piel constituida en sello de identidad, se acompaña de arepa e insulso; en nuestra versión local dos guarniciones que han sido descuidadas, la primera por lo general la sirven fría y a medio asar y la segunda es una rareza dulzarrona, que sí que vale la pena probar, pero que no suelen proporcionar en estas latitudes.  

Originalmente se hizo para las celebraciones especiales, mas se ha ido popularizando para el día a día. Igual cumple su función como desayuno que como plato fuerte en almuerzo o cena y por estas razones es ideal para celebrar fechas como la de hoy, víspera de navidad.

En el Quindío es posible conseguir lechona de muy buena calidad, por ejemplo, en algunos lugares tradicionales de Calarcá, también, en supermercados que, aunque industriales, son de buena procedencia y excelencia culinaria, así que hoy es un buen día para comer lechona y mañana festivo almorzar con sudao quindiano.

 

Feliz navidad y nos vemos en la red (0)

Descargue Carmesí en Pdf