Carmesí es un libro ilustrado de Microcuentos, disponible bajo licencia Creative Commons 4.0 (CC,BY) escrito por Jorge Urrea. Siéntase libre de Descargarlo y compartirlo

FLICKR

www.flickr.com
Elementos de J.Urrea Ir a la galería de J.Urrea

viernes, 27 de diciembre de 2013

Cuando los sentidos sienten


En esta época en donde todo, en teoría, debería girar en torno a la familia, la unión y la comunicación, esta última entendida como una puesta en común de ideas, pensamientos, conceptos, emociones, etc, cualquier cosa, aparato tecnológico o no, que se interponga entre los mencionados actores, debería estar prohibida, cuando menos controlada, por supuesto no por la ley, sino por la misma comunidad.

En cualquiera de los modelos comunicativos -convencionales o los actuales digitales- el proceso no es eficiente si interviene un distractor o lo que es peor un distorsionador que modifique, interrumpa o elimine la puesta en común del mensaje, y al hablar de puesta en común se debe dejar claro que implica una relación directa, preferiblemente sincrónica y coherente sobre un tema en particular; eso no es posible, solo por tomar un ejemplo -pero no es el único- cuando los miembros de la comunidad centran su atención en dispositivos móviles, excepto que todos estén conectados en lo mismo, lo que no tiene sentido cuando hablamos de unidad en términos del plano real.

Soy un Geek, es decir un apasionado por la tecnología, pero por estos días de manera casi inconsciente, he ido dejando a un lado a los aparatos, para compartir más con las personas del mundo físico, sin querer decir que haya abandonado los del mundo virtual. Una sana consciencia de lo que se hace, de con quién se está y de lo que se debe hacer y decir es suficiente para encontrar el equilibrio y poder aprovechar la proximidad, permitiendo a los sentidos -Sentir-, haciéndolo en el abrazo, el beso y la palabra con entonación y suspiro.

Vale la pena hacer una pausa en el vertiginoso mundo virtual y, por un par de días, centrarse en lo análogo, dedicar tiempo, de calidad, a los seres queridos y aprovechar que las condiciones están dadas para la armonía y la paz.

Con la tranquilidad de la paz interior y familiar, será más fácil conseguir los propósitos para el año que llega, aunque  siempre es bueno tener presente que, planear sin ejecutar y prometer sin cumplir, produce frustración y genera inconformidad; a pesar de ser un lugar común, está claro que el éxito para el nuevo año depende de cada uno y que la manera de conseguirlo es aplicando la máxima de José Martí “Hacer es la mejor forma de decir”

Publicado originalmente en:
http://cronicadelquindio.com/noticia-noticia_opinion-seccion-opinion-titulo-cuando_los_sentidos_sienten-op-8930.htm

viernes, 20 de diciembre de 2013

Publicidad (mermelada) política pagada.


Se ha iniciado la publicidad política autorizada para las elecciones de marzo; las calles se empapelarán, los cielos brillarán con vallas fulgurantes, los periódicos ampliarán su paginación para dar campo a largas columnas de avisos y las emisoras radiales colapsarán con cuñas que terminarán velozmente informando que son “Publicidad política pagada”; será difícil encontrar ideas, propuestas, verdades en el mar de promesas redactadas de todas las formas posibles, e identificar la auténtica sonrisa de los candidatos en sus imágenes.

Sin embargo, en esa mojiganga comercial, en la que se reparte la mermelada de la pauta, la normatividad legal de nuestro país dejó por fuera a la televisión. Resulta por lo menos curioso ver cómo en las Leyes 130 y 1475, que reglamentan lo concerniente a los partidos políticos y procesos electorales, y mediante un concepto -el 10920-2012 del Consejo Nacional Electoral- se autoriza la propaganda exterior, radio y prensa; además, se  establecen espacios gratuitos de participación de candidatos en los canales de televisión radiodifundidos, públicos y privados, pero se prohíbe rotundamente, la propaganda política pagada en la televisión, excepto para las campañas presidenciales.

Es decir, la televisión no solo, no puede comercializar pauta, sino que debe destinar espacios gratuitos para que los candidatos expongan sus propuestas, cosa que no se les demanda a otros medios de comunicación.

Es injusto para los canales de televisión, comercialmente hablando, que por ser eficientes en el impacto mediático, deban privarse de percibir los ingresos que, por concepto de pauta, dejan las campañas políticas; situación similar se presenta con la publicidad del licor, la que tiene restricciones superiores para el medio audiovisual.

No es que, como televidente, me guste encontrar plagados de publicidad política a los canales de tv, o que me parezca bien que se incite al consumo de licor; se trata es, de que se midan con el mismo rasero las posibilidades comerciales y de que, en una época de abundancia, la propaganda electoral se permita en todos los medios en igualdad de condiciones.

Lo que sí puede hacer la ‘tele’, según la circular de la Autoridad Nacional de Televisión y el Consejo Nacional Electoral, es “solo presentar candidatos en los noticieros y en los espacios de opinión durante la campaña electoral, garantizando el pluralismo”; habrá que ver, qué entienden por pluralismo los ‘mercaderes audiovisuales’ de la región, pues por algo se han ‘peleado’, de todas las formas posibles, los espacios noticiosos regionales.

lunes, 2 de diciembre de 2013

¡Larga vida a la Televisión!

-->
El término televisión, etimológicamente, hace referencia a la posibilidad de ver a distancia; por lo tanto  -y a propósito de que el 21 de noviembre fue el día internacional de la televisión-, a pesar de las múltiples nuevas pantallas o la tan mentada convergencia, ¡la Televisión no morirá!; se perpetúa en cada uno de los soportes sobre los que se exhibe la imagen en movimiento (celulares,tabletas,computadores,etc.),llevándola igualmente, a través de ellos, a la distancia, mientras que cuenta historias que se adaptan al formato en que se consume el contenido.

La ‘tele’, es pues, un concepto que sobrepasa las definiciones técnicas y que, desde su apropiación comercial -hace más de 80 años se ha convertido, por su capacidad de penetración y preponderancia, en el método más eficiente para llegar a las masas; no en vano, la Organización para las Naciones Unidas (ONU), la considera como “una de las protagonistas clave, por su influencia cada vez mayor en el proceso de adopción de decisiones, al haber sido los ojos del mundo en muchos conflictos y otras amenazas para la paz y la seguridad”.

La televisión convencional, consumida en dispositivos de recepción estándar, (televisores), continúa en crecimiento; pronósticos presentados por Mediacom y citados en un estudio de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) en 2012, establecen que, a pesar de las transformaciones, la televisión no perderá su lugar de influencia y seguirá representando gran parte del entretenimiento del hogar; es ahí donde radica uno de los puntos clave para un país como Colombia, donde la penetración del cable es superior al 80 por ciento de la población, incluso en estratos bajos, y la televisión gratuita radiodifundida llega aproximadamente al 92 por ciento del territorio nacional, consolidándose como la principal fuente de esparcimiento, por facilidad de acceso y costos, en particular para la población menos favorecida.

Considerando que la tele, no solo no muere, sino que está en desarrollo a través de diferentes pantallas, es  decisivo que se amplíe la oferta de contenidos, por ejemplo asignando el Tercer Canal, y se regule conforme a las necesidades de cada una de las pantallas; no olvidemos que las leyes que rigen la televisión en Colombia, en los aspectos técnico y conceptual, datan de casi veinte años atrás, lejos de los desarrollos tecnológicos y las posibilidades de contenidos actuales.

Urge repesensar la televisión en Colombia y entender que las nuevas plataformas son extensiones que ofrecen otra forma de ver a distancia. ¡Larga vida a la televisión!.





viernes, 8 de noviembre de 2013

“Opiniones propias no del medio”



Una polémica se armó por la publicación en tuiter, de la fotografía de dos periodistas que cubrieron para Teleantioquia, la tragedia del Edificio Space en Medellín, las señoritas posaban sonrientes, con lo que quedaba del edificio de fondo.

No deja de ser cuestionable el hecho de que, en medio de semejante desventura, se publicara en redes sociales la fotografía, pero tampoco es para hacer un lío de talla mayor.

Algunos periodistas -y lo digo como uno que ha cubierto desde la crónica y no desde la noticia, diferentes acontecimientos que en muchas oportunidades resultan trágicos para alguien- asumen como un logro profesional los resultados de su trabajo y, como tal, quieren dejar un registro en su ‘egoteca’, que les permita referenciar el momento; es inevitable recordar que, en alguna oportunidad, para la grabación de una nota sobre asesinos en serie, visité la casa de Guillermo Franco Fonseca, quizás el ultimo veterano reportero de crónica roja del país; allí me encontré con un ‘museo del crimen’, armado con piezas recolectadas en el lugar de los hechos, casquillos de bala del “Bogotazo”, fragmentos de dinamita, latas de accidentes aéreos, billetes del Palacio de justicia, entre muchas otras cosas, lo que hoy, claramente sería tipificado como un delito, por modificación de la escena; al ‘sabueso’, como les decían a los reporteros judiciales de hace algunos años, le han dedicado varios reportajes destacando su ‘curiosa’ colección y, al contrario de juzgarlo, se le ha reconocido su osadía y olfato periodístico; me atrevería a decir que si “Franco” estuviera vigente hoy, sería de los que se tomaría fotos en el lugar y las pondría en las redes, pues más que una herejía, lo que se pretende es perpetuar el momento y dejar constancia personal, de que se estuvo en ese punto y hora históricos;  algunos como Manuel Teodoro y yo, guardamos las acreditaciones de los lugares que visitamos; hay quienes toman evidencias físicas, otros postean fotografías en foros y redes sociales.

Las cuentas en las redes, si bien son públicas, le pertenecen al usuario; los límites de la ética cubren los aspectos profesional y personal, pero no se debe confundir una imprudencia con un desliz ético, por lo que, a pesar de que es un lugar común -que en particular aborrezco-, para las cuestionadas periodistas se aplica la muletilla: “Esta cuenta es personal y no compromete al medio para el que laboro”

Creatividad en Internet



Esta semana se entregaron los premios de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones y, en ellos, 10 sitios web fueron reconocidos con el galardón “Colombia en Línea”,  que pretende estimular el contenido nacional en internet, el emprenderismo digital y la creatividad, misma, que debería ser intrínseca a la construcción de paginas, portales y contenidos para la red; sin embargo, algunas de las páginas de internet del país están montadas sobre plantillas prediseñadas y, muchas de ellas, no son modificadas o personalizadas en cada proyecto, en buena medida porque aun no se otorga la importancia que merece la presencia en internet y, los directivos, sea cual fuere  el sector,lo hacen por cumplir, lo que se refleja en el diseño y estructura de los sitios web, que se dedican -no todos pero sí muchos- a replicar la información publicada por otros medios y no a producir contenidos propios ni adecuados a la narrativa de la red, que debe contemplar aspectos como facilidad de navegación, utilidad de los contenidos, interactividad y personalización, entre otros. 

Algunos ganadores, que sí le han dedicado atención, tiempo y recursos a sus sitios web, son: Win Sports, como Medio de comunicación; la Superintendencia de Industria y Comercio, como Mejor sitio de gobierno; Aviatur, como Mejor sitio de gran empresa; Renata, como Mejor sitio de investigación; La UNAB, como Mejor sitio de educación virtual. Lo que resulta desconcertante es que, tres categorías fueron declaradas desiertas: La de Mejor sitio de política y democracia, Mejor Juego en línea y Mejor blog de tecnología.

Queda planteada la necesidad de enfocar esfuerzos en esas áreas; en particular, porque están fuera de lo estrictamente comercial y hacen referencia a aspectos sensibles para la sociedad, como la política, el entretenimiento y las TIC y, sobre todo, porque son temas que necesariamente están ligados a las búsquedas en internet, lo que quiere decir que, los usuarios que indagan por este tipo de contenidos producidos y/o editados  en Colombia, no están siendo satisfechos con piezas, en términos integrales de contenido y diseño de alta calidad.

jueves, 17 de octubre de 2013

La Tele debe emocionar.


Buena parte de los documentos regulatorios de la televisión en el mundo establecen que, son funciones de ella, informar, educar y entretener; así lo expresa claramente la ley 182 del 95 en nuestro país y,  es cierto. Esas son responsabilidades legales, teóricas y, en algunos casos, utópicas; pero lo que la televisión sí debe hacer, es:¡Emocionar!.

Las emociones en la tele surgen cuando el televidente -la mayoría de las veces inconsciente- se identifica con lo que sucede en la pantalla, por ver representado allí un sueño, una frustración o el reflejo de su vida o la de algún conocido suyo; la industria audiovisual tiene claro eso;
-bueno, casi toda la industria- y estructura sus productos apelando a la sensibilidad de los espectadores; algunos lo hacen en tono de melodrama, camuflado de serie de acción; otros en forma de concurso, como La Voz Colombia: una pieza audiovisual blanca, es decir, sin componendas ni vericuetos, sin alianzas o intrigas, solo con el talento y las ganas de los participantes y la chispa de los jurados, acompañado todo ello de una producción impecable, que está descrita con puntos y comas en la biblia de producción que debe cumplir el canal, al comprar la licencia del programa holandés.

En la búsqueda de las emociones, en esta segunda temporada del concurso de talento musical, encuentro recursos narrativos interesantes, como la experiencia de hacer partícipe al televidente, de la expectativa de conocer al concursante, denominado “audición doblemente a ciegas”; pero también identifico, con fines emocionales, la intención de condicionar la selección de algunos participantes, a sus experiencias de vida; hay muchos dramas personales como antecedente a la presentación. Esto se refleja en unos cuantos comentarios de tuiter, por ejemplo:“No hay discapacidades, no hay límites, bravo” @IvanLalindeg  - “Si pude yo que soy ciego, por qué no va a poder usted, que ve?” grande camilo” @carloscuentero- “Si se presentó a #LVC y no tiene una historia dramática, de verdad se presentó” @Trinandito.

Espero sinceramente que no se limite la narrativa de este programa a los dramas particulares y que, mas bien, siga siendo una ventana para el talento y los sueños de colombianos, así como lo plantea otro tuit: “La tv de entretenimiento bien hecha, siempre emociona.El entretenimiento también puede ser constructivo y reflejo de talentos” @alejandroangel

Zapping: Se ha difundido esta semana, a través de redes sociales, la “Canción oficial de las Fiestas de Armenia 2013”: una ‘pieza musical’ que nada tiene que ver con nuestra identidad y región; un inventario de espacios y lugares comunes, falto de creatividad y, sobre todo, de estética. Del video que acompaña la canción, puedo decir que es una seguidilla de imágenes de noticiero, impertinentes, burdas y muy mal montadas; esa no es la imagen de una ciudad moderna, turística y armoniosa; mucho menos, la representación del paisaje cultural cafetero del que hacemos alarde.



martes, 24 de septiembre de 2013

Todo por el Arte.




Fui testigo de primera mano del inicio del Festival de Artes Armenia en el año 99 cuando, con Leo Echeverry su director, apoyamos las comunicaciones del evento; sé del esfuerzo que requiere la organización de un festival de este nivel, coordinación de traslados nacionales e internacionales, hospedaje y alimentación para grupos numerosos, largas horas de trabajo y trasnochos, acompañados de mucha promoción, todo esto precedido de un desgastante ‘lobby’ a la política cultural, que no siempre es culta, y del desdén con el que miran estas gestiones algunos, no todos, dirigentes en la región.

Aplaudo de pie, la decisión de Teatro Azul de poner en escena el Festival, después de tres años de ausencia; eso demuestra el compromiso con la cultura que tienen el director y su equipo, pero a la vez deploro, con pitos y tomates, la desabrida función de la dirigencia política regional, que pasó de agache, dejando casi todo el esfuerzo financiero de un proceso tan complejo y costoso como la organización del Festival, en manos de los mecenas; Teatro Azul es sala concertada del Ministerio de Cultura; eso, además de ser un sello de calidad, es un paliativo para las finanzas, pero es claro que con esos recursos no se alcanza a pagar ni uno de los grupos o artistas invitados.

El Festival es un regalo para todos porque, con el arte gana la gente, con la cultura crece el alma, con el teatro se refresca el espíritu, dando un respiro al vertiginoso ritmo digital a través de lo análogo, representado en el cuerpo presente, en la relación artista-público y en la convivencia en un mismo espacio.

Aquí se aplica, con precisión absoluta, la máxima popular ‘Todo por el arte’; espero que la ciudadanía sepa apreciar la oportunidad y valorar el esfuerzo realizado por los gestores culturales.

Zapping: Dando un salto de lo análogo a lo digital, es de resaltar una iniciativa del Festival de Cine Creative Commons de Barranquilla, que aunque suene distante, no lo está, pues han decidido hacer un experimento de creación colectiva, convocando a los guionistas y realizadores de todo el mundo -y ahí cabe el Quindío- para que bajen y modifiquen historias escritas por guionistas nacionales y extranjeros; la idea es tener diferentes interpretaciones y versiones del guion, en piezas audiovisuales que, igualmente, contarán con licencia libre.

Otra forma de demostrar que el arte y “lo creativo, si es compartido es más divertido”, como ellos mismos lo dicen.

sábado, 14 de septiembre de 2013

En TV también: Divide y Vencerás

-->
A pesar de que el refrán popular hace referencia a la desintegración de los grupos (de poder, económicos, militares, sociales, religiosos, etc.),para buscar la victoria debilitando a los individuos uno a uno, en esta oportunidad, la frase está hecha, como por un sastre, para lo que se viene en materia de Televisión Digital Terrestre (TDT) en el país: La división de un solo canal en hasta cuatro canales, que pueden transmitir contenidos diferentes e incluso sectorizados.

Se ha conocido un documento, ”en construcción”, que probablemente firmarían los gerentes de los ocho canales regionales del país, en el que le manifiestan a la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), la preocupación por la aplicación del Acuerdo 02 de 2012 de la desaparecida Comisión Nacional de Televisión CNTV., en el que se reglamenta “La prestación del servicio público de televisión abierta radiodifundida digital terrestre”;  en particular, le preocupa a la televisión regional, lo concerniente al aval con el que contarían los operadores privados de televisión nacional, para desencadenarse en el canal digital principal en, entre un 5 y un 20 por ciento de la programación; esto quiere decir, que Caracol y RCN estarían habilitados para montar programas especiales para cada una de las regiones e, incluso, producir noticieros con contenidos locales aunque, en este último caso,  tendrían la restricción de que no podrían emitirse en el mismo horario de los noticieros de los 8 regionales.

Si se divide la programación de la televisión privada nacional, se les entregará la victoria a los grupos empresariales, quienes comenzarán a arañar - gracias a sus músculos financieros, capacidad tecnológica y operativa- la esquiva pauta regional, por la que vienen trabajando en sus  respectivas zonas los canales públicos, desde hace ya muchos años, además de ponerse en riesgo el acceso de los canales regionales, a los eventos de interés general, toda vez que podrían resultar más ‘atractivos’ para los organizadores de éstos, las marcas, ofertas, combos y promociones, de los ‘grandes’ canales.

No hay que oponerse a la competencia; bienvenida sea; allí gana el televidente; pero que se haga entre pares y con reglas claras. Habrá que esperar la respuesta de la ANTV a la susodicha reclamación, pues entendemos, que la reglamentación de la TDT será revisada y ajustada.

sábado, 24 de agosto de 2013

¡Qué miedo,los medios de Las Farc!

-->
En este mes de agosto, durante el desarrollo del segundo punto de la mesa de negociación entre el Gobierno colombiano y las Farc en busca de la paz, denominado “Participación política”, el grupo guerrillero presentó una insólita demanda: quieren radio, prensa y televisión financiados con recursos del estado.

No han entregado las armas, no se han incorporado a la vida civil, pero buscan garantizar el acceso al escenario político, con medios de comunicación que les permitan hacer proselitismo abiertamente y, lo que es peor, con el dinero de los colombianos, a quienes nos han secuestrado, masacrado, extorsionado y engañado durante más de cincuenta años; ellos esperan ‘caer parados’ en el Congreso -con garantías que ningún colombiano ‘de bien’ tiene- y acceder a un canal de televisión, lo que no han podido lograr empresarios de la industria audiovisual del país o de afuera, (me refiero al tercer canal).

En la búsqueda de la paz, el gobierno seguramente estará movilizando ya al Ministerio TIC, la Autoridad Nacional de Televisión, la Agencia Nacional del Espectro, entre otros, para estudiar las demandas de los insurrectos; espero, como ciudadano colombiano, que se consiga la paz; hago votos porque la guerrilla exponga sus ideales -si es que le queda alguno- en el escenario político, lejos de las armas y los campamentos, pero, rechazo el que se les entreguen, cual piñata, medios de comunicación que terminarán adoctrinando y difundiendo las mentiras que hoy les inyectan, como con aguja hipodérmica, a sus cada vez menos, adeptos ideológicos.

Si quieren medios, que primero paguen lo que deben y ahí sí, desde la legalidad, conquisten los espacios políticos y sociales; después, como cualquier ciudadano, que reclamen el derecho que les otorga la Constitución en su artículo 20: la libertad de expresión y de creación de medios de comunicación; antecedentes como el Noticiero AM-PM del M-19, demuestran que ello es posible.

A este paso, y haciendo honor a las tendencias de la comunicación digital, las Farc, terminarán reclamando, con cargo al erario, una estrategia ‘Cross Media’ que incluya: video juego, parque temático y libros de la guerrilla Colombiana.

jueves, 25 de julio de 2013

Aprender a Narrar Visualmente


“En el corazón de esta videocultura siempre hay una pantalla, aunque no necesariamente una mirada” afirma Baudrillard, yo le agrego que en la producción audiovisual siempre hay una cámara aunque no necesariamente una narración.

Pantallas, cámaras, miradas y narraciones, son los denominadores de un mundo recargado de imágenes que atraen y convocan, que van al ritmo de la era digital y sus nativos, pero que no siempre están construidas a la medida del relato, sino, que se acomodan para cumplir con la misión… ‘comunicar’; la cuestión es, ¿qué tan bien lo hacen?

Ahora hay una cámara en cada esquina, las de vigilancia, las de los medios, las de los celulares, todos desde su perspectiva cuentan lo que ven y lo hacen como pueden, ahí está el problema de la evolución del modelo comunicativo, donde, como afirma Omar Rincón, ‘devenimos prosumidores’ es decir, que gracias a la tecnología, hoy el individuo recibe, procesa y emite lo que le interesa, pero, en la mayoría de los casos, lo hace con el bagaje adquirido como consumidor de imagen y no como profesional de la misma.

La Comunicación Audiovisual es la alternativa para aprender a dar sentido a la imagen, fija y en movimiento, aplicando los modelos comunicativos, clásico: Emisor–Canal-Mensaje-Receptor y digital:Prosumidor-multimedialidad-interactividad-hipertextualidad; de tal manera que, si se comprende el paradigma y hay claridad en el soporte (medio) sobre el que se va a emitir, se podrán crear contenidos que se ajusten a las características de cada uno de estos, así las historias serán más efectivas, generarán mayor impacto y alcanzarán un nivel técnico y estético apropiado.

El campo de acción del Comunicador Audiovisual es amplio, sustentado en el crecimiento de la industria cinematográfica en Colombia, según Proimagenes un 22 % frente al año 2012, pasando por una medida de consumo audiovisual muy alta, lo que implica la necesidad de producción de contenidos. Recientemente la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) ha revelado las cifras de suscriptores del servicio de televisión por cable para el año 2012, afirmando que hay más de 4 millones de suscriptores en nuestro país. La señal de televisión abierta radiodifundida llega de manera gratuita a través de 3 canales públicos nacionales, 2 privados nacionales, 8 públicos regionales, sin contar con las decenas de canales comunitarios y los locales abiertos y cerrados. Por otro lado, cada minuto se suben en promedio 100 horas de video a YouTube, la mayor plataforma de video bajo demanda (VOD) del mundo, allí se puede apreciar de todo, en términos de calidad audiovisual, desde productos aficionados hasta súper producciones de alta factura.

El papel de los comunicadores audiovisuales está en comprender como ajustar los relatos a los medios tradicionales, pero sobre todo, en este momento de convergencia e hipermedialidad, en cómo hacerlo para  lo que Manovich define como nuevos medios, que cada día se hacen más fuertes, modificando los hábitos de consumo pasando del ‘Prime Time’ de los medios convencionales lineales al ‘My Time’ de los convergentes y VOD.

Estos factores, propios del momento de desarrollo que nos ofrecen las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), amplían la necesidad de formar profesionales especializados en contar desde lo audiovisual, que entiendan los cambios que se están efectuando en las industrias culturales y que comprendan los procesos productivos que se ajustan a los medios del momento. La realidad de los nuevos medios exige conocer sus características y adaptar las narrativas, representadas entre otras cosas, en la duración de las piezas audiovisuales y en el uso de elementos propios de la comunicación digital como: la interactividad e hipertextualidad y en la no linealidad.

Se necesitan más profesionales de la Comunicación Audiovisual para que las imágenes que nos envuelven sean más eficientes en su narrativa y más estéticas en su presentación. 

Canaleando

-->
Dando saltos de canal en canal, dedicaré esta columna a varios temas de la televisión nacional, regional y local.

Zapping Nacional: Hace algunos días dijimos aquí, que el futuro de la televisión pública nacional programada por privados -llámese Canal Uno- estaba en manos de la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) y que esta debía definir si haría o no, prórroga de los contratos que ostentan las actuales productoras/programadoras; el plazo se venció el 30 de junio y, a estas alturas,  no han comunicado a la opinión pública qué es lo que harán pero, en los corrillos del twitter, se habla de una ampliación, que no es lo mismo que prórroga, según la sustentación jurídica (no oficial)de la ANTV; teniendo en cuenta los comentarios, se cree que darán tres años más -bajo la figura de ‘ampliación’- a los actuales concesionarios; es decir, que la posibilidad de mejorar la parrilla y hacer un canal competitivo, se llenó de ‘ruido blanco’.

Zapping Regional: La licitación del noticiero que se emite de lunes a viernes al medio día por el Canal Regional Telecafé -declarada desierta en abril- se abrirá nuevamente el 22 dejulio y se definirá el 12 de septiembre, para estar al aire en el mes de octubre; esperemos que el productor descalificado haya aprendido la lección y se esfuerce un poco más antes de presentar una nueva propuesta, o mejor aún, que lleguen nuevas productoras con propuestas frescas, aunque, hay que decirlo, sería un acierto dejar la emisión en manos del Canal, el cual está recuperando un espacio que es el verdadero ‘Prime Time’ de la televisión regional.

Zapping Local: Después de dos semanas de emisiones del noticiero ‘La Crónica Tv’, se puede hablar con mayor claridad de lo que se aprecia al aire: una estructura ajustada a la oferta informativa del periódico, pero - desde la narrativa audiovisual-; con imágenes pertinentes y buena interpretación de lectura, con muchas noticias pero también información necesaria para la vida diaria; es decir, útil para el televidente; deportes variados y  multiplicidad de voces que aportan a la audiencia diferentes puntos de vista; todo lo anterior,  empacado en un diseño de arte  que supera el promedio de la televisión local, pero que puede mejorar en la puesta en escena; de destacar, los editoriales que permiten ver y escuchar opiniones autorizadas en temas de actualidad; por mejorar, algunos aspectos técnicos, en particular de sonido.

No es conveniente confundir noticia con opinión; de hecho, cualquier medio periodístico que se respete, diferencia bien los espacios en los que se emiten estos dos géneros; por ello, resulta pertinente que la audiencia de Armenia entienda a ‘La Crónica Tv’, como un noticiero de televisión, de ahí, que no deben esperar señalamientos, sino información.

jueves, 11 de julio de 2013

Teletrabajo: prueba de confianza y responsabilidad


“En vez de que el trabajador vaya al trabajo, que el trabajo vaya al trabajador” afirmaba Jack Nilles en 1973, a quien se le atribuyó el término Teletrabajo para definir la posibilidad de desarrollar tareas por fuera de la oficina.

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC)son el soporte para la ejecución de estas iniciativas, proporcionando conectividad permanente (cada vez más veloz y estable) de datos, voz, video, entre otros, de tal manera que virtualmente se puede estar en cualquier parte, en cualquier momento, mientras se accede y comparte información de todo tipo; estas opciones de movilidad representan tanto para empleadores como para empleados, retos en la forma de concebir y enfrentar las responsabilidades, también la necesidad de plantear nuevos flujos de trabajo que incorporen la posibilidad de más archivos digitales y menos físicos, definición de tiempos de entrega y métodos de ejecución de actividades.

El Teletrabajo es para el empleador una prueba de confianza, al no ejercer el control presencial de las labores (aunque gracias a las TIC, hay formas de hacer seguimiento virtual) y, para el empleado, una prueba de responsabilidad en el manejo del tiempo y el cumplimiento de las asignaciones; en Colombia, el Teletrabajo está reglamentado por la ley 1221 de 2008, lo que permite a las empresas, dentro de la legalidad, contratar bajo esta modalidad.

Quienes apuestan por las TIC tienen en el teletrabajo un aliado; a los empleadores les permite contar con profesionales calificados -sin importar la ubicación geográfica-, amén de la reducción de costos por uso de instalaciones e insumos de oficina y mayor productividad al trabajar por objetivos. Para los trabajadores, el Teletrabajo supone: flexibilidad horaria, ahorro de dinero y tiempo por desplazamientos y elección personal del entorno de trabajo; además, brinda la posibilidad de conciliar la vida familiar con la laboral (aun que puede resultar molesto si no se aprende a manejar el tiempo y la atención de manera prioritaria).

Día a día, las TIC proporcionan más facilidades y se convierten en punto de partida y de llegada de modelos productivos que, gracias a ellas, se pueden implementar y, a su vez, incentivan su propio uso.

Zapping: La información local es un contenido necesario y apreciado por los televidentes. Con la actual alianza establecida entre La Crónica del Quindío y el Canal de Televisión UNE, para la producción y realización del noticiero La Crónica Tv, se genera convergencia informativa entre prensa y televisión, lo que debe fortalecer los contenidos de ambos medios y redundar en más opciones para el televidente-lector. Muchos éxitos para los encargados de este emprendimiento, quienes tienen la responsabilidad de entender que las formas narrativas de cada uno son distintas, por lo que desde la transmedialidad, el mismo contenido se debe complementar y adaptar a cada soporte.

lunes, 1 de julio de 2013

Rastros


Cada palabra, cada acción deja un rastro, las capas de la vida se reflejan en los huesos y se evidencian en el los ojos como ventana del alma.

Algunas ventanas están vacías.

Cámara: Nikon D300
Lente: 35 mm prime
Velocidad: 1/4000
F1.8
Iso:200




lunes, 24 de junio de 2013

A BARAJAR EL CANAL UNO


El futuro del Canal Uno de televisión se está jugando; el 30 de junio la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) deberá determinar si los espacios que actualmente se encuentran concesionados desde hace 9 años y 6 meses, podrán ser prorrogados, o si por el contrario, se deberá abrir licitación pública para asignar la explotación de estos.

Con la asignación de las frecuencias de los canales privados en 1998, las dos grandes programadoras de la televisión pública nacional, armaron ‘rancho (privado)  aparte’ y de esta manera se comenzó a dividir la torta publicitaria que terminó a favor de los nuevos canales y debilitando los esfuerzos individuales de los programadores del Canal Uno, lo que en definitiva afectó negativamente la calidad de los productos ofrecidos en el canal mixto(frecuencia del estado + operación de los privados)y la abdicación de muchos de los operadores que ofrecían productos de buena calidad.

Hoy, solo quedan unos cuantos de los antiguos programadores: unos tantos desaparecieron, otros se adaptaron a la industria como productores; el hecho es que la programación (¿comercial?) del canal público nacional en la actualidad es una colcha de retazos que pasa por guías espirituales o pastores, productos de belleza, conciertos de regular calidad, magacines anquilosados y, lo de rescatar, una buena oferta informativa y noticiosa.

La opción de ‘barajar’ de nuevo, pone en riesgo a quienes lo están haciendo bien (muy pocos para cubrir la parrilla de programación)y abre la oportunidad para que nuevos productores dimensionen la posibilidad de programar el Canal Uno de televisión, hoy desperdiciado o por lo menos subutilizado; esta opción proporciona la alternativa de un relevo, necesario para que los “mercaderes audiovisuales” de la televisión pública nacional dejen de hacer millones por cuenta de alcaldes incautos que se deslumbran por conciertos televisados pero, sobre todo, para que aquellos mismos no interpongan sus egoístas criterios e intereses, los que se han convertido en una verdadera talanquera para que el Canal Uno organice como debiera su programación. Es pues indispensable contar con la participación de todos los concesionarios de espacios y así poder competir con franjas y estrategias de programación.

Considero pertinente que se abra licitación, aunque ya se dejan ver quienes afirman que los plazos son apretados y que no se alcanzará a cumplir con el proceso en los términos de tiempo estipulados por la ley.

La opción de un canal de calidad está a la vista y en las manos de la ANTV; habrá que esperar si el lobby así lo permite y los productores(programadores) nacionales se animan.

Al Natural

-->
Sesión de retrato de embarazo para mi amigo Ernesto y su esposa Carolina.

Se hizo “Al Natural” por solicitud de ella en una preciosa locación en la via Armenia –Pereira.

Cámara: Nikon D300
Óptica: Nikon Micro 60mm
Speedligth Nikon SB900
Softbox
Flex






 

martes, 4 de junio de 2013

FICCIÓN DE UNA FICCIÓN

La ficción ha estado, históricamente, abandonada en la televisión pública regional colombiana, no así en la nacional que, si bien entró en desgracia con el nacimiento de los canales privados en el 98, hasta ese momento fue el vehículo para la transmisión de importantes piezas dramáticas que ayudaron a construir la fama de buenos productores de historias de ficción que tiene Colombia.

En días recientes, ha manifestado en medios nacionales Hollman Morris, gerente general de Canal Capital -el regional de Bogotá- que “La televisión pública recupera el dramatizado con factura de cine y con actores de primer orden de nivel nacional”, haciendo referencia a ‘Crónicas de un Sueño, Colombia Años 80: La Historia que no le han Contado’, una serie que pretende mostrar el punto de vista de “las víctimas y liderazgos sociales que se opusieron al paramilitarismo, al narcotráfico, desde la ilegalidad”     -como si no hubiera víctimas de la guerrilla en este país-; una serie con título desafortunado, por falta de contundencia y concreción,pero sobre todo, por exceso de ínfulas, al pretender presentarla como ‘la verdad revelada’ (¿con fines políticos?); no menos pretencioso resulta el argumento de venderla como un producto cinematográfico, demostrando desdén por la  estética televisiva y desconocimiento, al reducir la factura (calidad) a una fotografía audiovisual contrastada y a actores de la farándula. Por lo menos, eso es lo que se aprecia en los lacónicos teaser (expectativas) disponibles de la serie.

Ficción es querer ser redentores de la ficción; pues se le adelantaron a Morris en el relanzamiento de los dramatizados en la ‘tele’ regional: lo hizo Canal Trece (Teveandina) en 2011, que con más atino y menos presupuesto, produjo y emitió ‘La Mirada de Sara’, una historia escrita y dirigida por Mauricio Navas  Talero -figura experimentada de la dramaturgia nacional- que decidió poner en escena una historia ajustada a la estética del medio para el que producía y que cumplió con el objetivo de reflejar a “la mujer como la autora real de sus días”, mostrando situaciones sociales (sin pretensiones políticas), haciendo la producción con los recursos del Canal, permitiendo así ampliar el “Know How” del equipo y con un elenco de primera categoría (Susana Torres, Jairo Camargo, Marcela Benjumea)que otorgó nivel actoral al producto.

Con los mismos alcances, Teleantioquia está en proceso de preproducción de una serie de ficción, ‘Aprendí a quererme’, en la que se tratarán temas de salud pública (sin fines políticos); reconocen que falta experiencia pero que tienen talento; producen ellos mismos y apuntan a un modelo distinto al de los carteles de farándula: hicieron convocatoria abierta, a la que se presentaron 1810 aspirantes regionales para la selección del elenco, que será dirigido por Kepa Amuchastegui; la historia es escrita por Gloria Nancy Monsalve (“Los Últimos Malos Días de Guillermino”), talento del Eje Cafetero.

La televisión pública está llamada a difundir la cultura, la identidad y los valores; la propuesta de Morris es reactiva por no decir reaccionaria a los contenidos ofrecidos por la televisión privada, solo que, una cosa es producir con recursos propios y otra con dinero del estado; una cosa es contar historias como entretenimiento y otra poner un canal público al servicio de una ideología política y vanidades propias.

Ahí está la magia de la ficción: hacernos creer las mentiras que cuenta.

 

lunes, 20 de mayo de 2013

SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN – BALANCE MINTIC


Revolución en las formas y modos de interactuar, trabajar, estudiar, entretenerse y emprender, desde la perspectiva empresarial, han causado las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC), las cuales son objeto principal de la Sociedad de la Información, que las entiende como el instrumento sobre el cual se fundamentan lineamientos de orden tecnológico, económico, socio-cultural y político.

El 17 de mayo es el Día de las Telecomunicaciones por un lado, y de la Sociedad dela Información, por el otro, aunque ambos van de la mano; desde 1995, el “Grupo de los Siete” ratificó un concepto del que se comenzó a hablar en 1975: el de “Sociedad Global de la Información” y que comprendía una serie de compromisos por parte de las naciones para reducir la brecha digital y social en el mundo, acciones que giran en torno a cuatro ejes: creación de políticas públicas, mejoramiento de la conectividad y acceso a bajo costo, construcción de competencias sobre el tema y fomento al e-comerce.

Sobre la base de estos compromisos, resulta pertinente dar una mirada a la gestión del Ministerio TIC de Colombia, que ha sido enmarcada en el plan denominado “Vive Digital”; en lo referente a las políticas públicas, se cuenta con entes reguladores de las telecomunicaciones como la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC)-sobre quienes recae la responsabilidad de vigilar la prestación del servicio de telefonía celular-, (actual centro de polémicas por la calidad del servicio) y la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), quienes deben responder por la asignación del tercer canal y vigilar y regular los contenidos de la televisión abierta radiodifundida. En este sector, se está en mora de presentar una ley de televisión que verdaderamente determine las condiciones de la industria audiovisual en Colombia y que establezca los parámetros necesarios para la prestación de un servicio fundamental para la sociedad, en un momento de convergencia de los soportes de emisión.
Frente al mejoramiento de la conectividad, el “Proyecto Nacional de Fibra Óptica” pretende ampliar la cobertura; las cifras suministradas en el portal web delMinTic afirman que, al cuarto trimestre del 2012, se presentó un crecimiento del 18.2% en conexiones de banda ancha, frente al año anterior; es evidente el esfuerzo dedicado por el Ministerio en esta área, al punto de considerar que ha sido su principal gestión. Se debe destacar el trabajo que se ha realizado en lo referente a la formación, con proyectos como “Talento Digital” que ofrece créditos condonables para formación en tecnologías de la información (TI), o  como ViveLab, donde se fomenta en “las regiones el desarrollo de ciencia, tecnología e innovación y la aplicación en el sector de los contenidos digitales”. Finalmente, en lo referente al e-comerce, el MinTic promueve iniciativas como “Appsco” y “MiPyme digital”que dan impulso a los comercios del sector tecnológico y al acceso a internet de la pequeñas y medianas empresas, además de acompañar agremiaciones como la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico.

El balance general es positivo, se cubren varios frentes y se hace presencia en las regiones, pero no se debe bajar la guardia en lo que concierne a los medios de comunicación, una de las líneas establecidas en la cumbre mundial de la Sociedad de la Información y que apenas sí se está considerando dentro de la agenda TIC nacional.

jueves, 16 de mayo de 2013

LUCIDITY


Se hacen conscientes, lúcidos, claros y agudos los clamores de la mente recorriendo sus meandros y rompiendo en implosión a su paso con las lánguidas promesas.

Ahí están… buscando espacio, reclamando, empujando para finalmente tomar posesión.

Mientras tanto NADA… solamente llena Luz.