Descargue Carmesí

Descargue Carmesí
Carmesí es un libro ilustrado de Microcuentos, disponible bajo licencia Creative Commons 4.0 (CC,BY) escrito por Jorge Urrea. Siéntase libre de Descargarlo y compartirlo

Galería de Flickr

Created with flickr badge.

Youtube

jueves, 8 de febrero de 2024

De la CNTV a la CRC

Hubo una vez una entidad que tenía rango constitucional, que no podía ser manoseada o ninguneada, aunque, como pasa con el poder, podía ser infiltrada por la politiquería. Esa fue la Comisión Nacional de Televisión (CNTV), institución fuerte que tenía como función vigilar y promover la televisión —zanahoria y garrote al mismo tiempo—. Fue tan potente que el reglamento actual que rige los contenidos audiovisuales en el soporte radiodifundido legal, es el que establecieron los comisionados del momento. El acuerdo 02 de 2011 “Por medio del cual se reglamenta la radiodifusión de contenidos en el servicio público de televisión abierta”, lo firmó, como director encargado, Eduardo Osorio, conocedor de la industria y para ese entonces representante del gobierno. La CNTV dejó un amplio acervo reglamentario y dejó sembrada la semilla del apoyo a la televisión pública regional. También algunos ejemplos de vigilancia y control que no les gustaron a vacas sagradas de los medios.

 

Después de 8 intentos de modificar la Constitución para acabarla, y gracias a mucha papaya dada por la burocracia y las triquiñuelas al interior de la CNTV, aunadas a los enemigos sancionados, la lograron degradar con la ley 1507 de 2012 a una entidad de menor rango, aunque, aún, con independencia del gobierno. Así nació la ANTV, que duró poco, e hizo ídem. 

 

Como si no fuera suficiente la ‘pordebajeada’ de la televisión, a Duque —el expresidente Dj— se le ocurrió seguir repartiendo las funciones de la institución y meter todo el presupuesto, que era exclusivo del medio audiovisual a FonTIC, una millonaria bolsa manejada por el ministerio del ramo, y esparcir las funciones de la ANTV entre otras entidades del gobierno como la ANE, CRC y el propio MinTIC. Así la Tv pasó de tener una mega entidad que la amparara, a estar relegada a una oficina de tercer nivel en el Mintic y una luchada Sesión de Contenidos Audiovisuales en la CRC. —Estaban encartados y no sabían cómo tratar de dignificar el medio—. Antes había representantes de los diferentes sectores: academia, canales, productores, etc. No podían dejar un solo represéntate, así como así, entonces crearon la Sesión de Contenidos Audiovisuales dentro de la CRC, una suerte de sala adjunta que se encarga de garantizar el pluralismo e imparcialidad informativa, así como la difusión, protección y defensa de los intereses de los televidentes.

 

La noticia es que este 2024 hay renovación de los 3 Comisionados de dicha Sesión y llegan dos comunicadores sociales —eso, creo, no tiene precedentes, profesionales del área disciplinar de los contenidos— que verdaderamente han estado en la industria audiovisual, con trayectoria en el medio y en la academia, lo que nos llena de esperanza. En enero se posesionó Sadi Contreras, ex gerente del canal TRO. Activo y entusiasta analista del sector audiovisual; y el pasado lunes 5 se posesionó un profesional con arraigo en el Eje Cafetero —punto adicional—, el Phd.Mauricio Vera, académico del área audiovisual, investigador, exdecano de la facultad de Diseño, Comunicación y Bellas Artes de Areandina en Pereira, productor de contenidos audiovisuales. Un experto conocedor de la industria. La tercera comisionada es Andrea Muñoz Gómez, abogada con amplia experiencia en el sector TIC.

 

Las expectativas quedan altas, a los nuevos integrantes de la Sesión de Contenidos Audiovisuales de la CRC les deseo muchos éxitos en la gestión que puedan hacer por la televisión, aunque ahora tienen más garrote que zanahoria porque el gobierno se abrogó el manejo de un recurso que antes era exclusivo de la tv. Bueno, ¡les queda investigar! por fortuna… hay con quien. 

 

Nos vemos en la red (0)

Espacio liminal Nro 6



 

¿Un Yipao?

 Con la tranquilidad que da el desconocimiento, hace justo una semana la cuenta de X de la Presidencia de la República publicaba un mensaje que decía: “En la apertura de Casa Colombia en Davos, un típico Jeep Willis, el ‘Yipao’ del Eje Cafetero, se encuentra estacionado al frente de la casa…”.

 

Un Yipao (sin comillas porque es tan legítimo que tiene una ley que lo declara patrimonio cultural integrante del PCC) es una unidad de medida, que además hace referencia a algo abúndate, opíparo, exuberante. Un Yipao es por definición un Jeep lleno de algo: gente,productos agrícolas, expresiones de artes y oficios, café, un trasteo completo, etc. Sin embargo, los organizadores de la casa Colombia en Suiza presentaron, bajo esa denominación, un vehículo posguerra al que le colgaron,  como bien dijo Néstor Morales, ”un sombrero volteado, una guitarra vieja y un par de maletas inservibles”.

 

A Néstor el comité de aplausos presidencial lo tildó de irrespetuoso,por ejemplo, el Representante a la Cámara Santiago Osorio dijo: “Yo sí le exijo RESPETO a los periodistas que les parece que los símbolos del Eje Cafetero son “tercer mundistas…”.

 

Respeto les debemos exigir los habitantes del PCC a la presidencia y de ahí para abajo a quien se le ocurrió que eso que pusieron a rodar en Davos y dejaron mal parqueado sobre el andén (eso sí que deja ver nuestra cultura)es un Yipao. 

 

Lo que exhibieron en Davos no es un Yipao, ni por sus características estético-culturales, ni por su expresión en la relación hombre-máquina. Tiene razón Néstor, un turista no querría venía a ver un carro viejo mal decorado, lo que quieren ver es la manifestación material: el Willis como herramienta de trabajo, como evolución de la arriería y la manifestación inmaterial, el desfile como representación simbólica de las tareas que se realizan entre los habitantes del territorio y la herramienta y que con el pasar del tiempo se constituyen en elementos identitarios. En todo caso, el Yipao (desfile) es porque el Willis es, en una relación ontológica que no se puede disociar. 

 

Por esta razón no se puede hablar de Yipao cuando desde el montaje se aprecia que no existe rigor cultural. 

 

La armada de un Yipao ha sido documentada por investigadores y fundaciones como Territorio Qindío, quienes en una propuesta de plan espacial de salvaguardia indican: “El montaje responde a unas reglas precisas que se aplican desde el inicio para asegurar la estabilidad de toda la carga… Los elementos utilizados en el montaje del coroteo o trasteo se inscriben en la iconografía de objetos pertenecientes a la cultura campesina de la región…” Según ese documento, un Yipao de trasteo tiene 134 elementos y el montaje dura alrededor de 8 horas. La presidencia pagó 144 millones por la “decoración de un campero como los tradicionales del eje cafetero” el carro tenía, a la vista, menos de 10 elementos: una guitarra, un televisor viejo, un radio viejo, dos ponchos, un par de costales de café vacíos y otro par a medio llenar y dos sombreros vueltiaos —el chiste se cuenta solo—.

 

Fue una muestra paupérrima que evidencia la falta de rigor cultural en su elaboración, una afrenta al concepto y la tradición. Parece una venganza de Petro con una tierra que no lo votó.

 

Nos vemos en  la red (0)

 

Espacio liminal Nro 5


 

El medio y la farsa

 Si no han estado metidos bajo las piedras en los últimos días, tendrán presente el más reciente acto de engaño al que nos han sometido a los colombianos. —no, no me refiero al cambio; que también—. Me refiero a la noticia de “la colombiana” que, según ella, realizó ilustraciones para la premiada película de Hayao Miyazaki, El niño y la Garza.

 

El que la diseñadora gráfica se haya, literalmente, empeliculado, corresponderá a sus propios padecimientos, el que se haya regado la ‘noticia’ atañe a los medios convencionales y digitales.

 

Además del hecho anecdótico y del despliegue de memes que deja este insuceso, queda el cuestionamiento respecto a los difusores de la información. Los medios de comunicación  pertenecemos a las industrias culturales y creativas, campo amplio del que también forman  parte expresiones como el cine, las artes gráficas, plásticas y audiovisuales. Luego un comunicador debería estar en condiciones de reconocer, en una primera charla —y ni se diga de indagar y corroborar con otras fuentes— si una persona que está hablando de nuestra área disciplinar está siendo técnica o está ‘cañando’.

 

Cuando aún estaba en los gloriosos, Geraldine Fernández dejaba entender en sus expresiones que no domina el tema del que hablaba. Sus conceptos se referían más al campo de la ilustración gráfica que a los de la animación cinematográfica: “yo me dedicaba mucho en la parte de la ilustración y en varias escenas como en los fotogramas”. Una revoltura de conceptos que pasa del dibujo, a la narrativa y de esta al proceso productivo. En una entrevista con el youtuber español Caith Sith afirmó que los fotogramas no cabían  en su cuarto y que para hacerlos llegar al estudio “se mandaba en unas cajas por encomienda hacia Japón y ellos lo metían en una máquina donde ya unían todos los fotogramas”. —Cero técnica su explicación—.

 

Cuando se refería a su trabajo no logró precisar la cantidad de fotogramas que “ilustró” —aunque debió  decir dibujó o animó—, a pesar de que en la mayoría de los casos habla de 25 mil, en otros aumenta la cifra: “Después de ilustrar más de 50 mil, 20 mil, 2 millones de fotogramas, la mano te queda así” —¿¡Quéee!? Algo va de 20 mil a 2 millones—.

El asunto es que cada estudio tiene su propio flujo de trabajo, pero lo usual en las grandes producciones es que un solo artista no dibuja completo un fotograma, sino que hay artistas que hacen, por ejemplo, los fondos, otros, los personajes y así. La falta de precisión técnica de Geraldine la delató desde el principio. Ni hablar de cuando le preguntaron cuanto le pagaban, y no pudo esclarecer si la cifra que recibía era por mes o por escena. Aun así, los medios hicieron eco de la fantasía. 

 

Algunos medios convencionales han reconocido la ligereza y se han disculpado, El Tiempo fue el primero y Erika Fontalvo, directora del Heraldo de Barranquilla hizo lo propio en un video, sin embargo, allí indicó: “su argumentación (la de Geraldine) fue tan estructurada que nos resultó convincente… ciertamente pudimos hacer mucha más”. Con seguridad se pudo hacer mucho más, pero desde el principio Fernández dejó ver que no sabía de qué hablaba. 

 

Nos vemos en la red (0)

martes, 16 de enero de 2024

La línea ética

 Desde  el famoso “la línea ética se va correr un poco” del desvergonzado Guanumen, quedó claro que en el equipo del presidente Petro existen dos frentes de trabajo, el legal, que él llama “oficial” y el que el asesor denomina “línea lateral de defensa y ataque”. Esto queda evidenciado en viva voz y frondoso bigote en los videos que se hicieron públicos en campaña. 

 

Pues bien, la mentada línea lateral jamás terminó la campaña, se han mantenido en pie de lucha y activos ante cualquier opinión que se distancie de sus ideales sectarios. Esta columna ha sido víctima de la aplicación a raja tabla del flujo de trabajo implementado por los bodegueros, cada que se escribe algo sobre Petro aparecen con un libreto cargado de improperios y ataques ad hominen. Pasa a todo el que no aplauda al supremo, basta con leer las quejas de líderes de opinión nacional denunciando el caso en sus redes sociales. 

 

No solo se trata de los influenciadores, que son la punta de un iceberg con raíces profundas compuestas por borregos ciegos, ‘estrategas políticos’ y lo que la opinión pública y los medios han llamado bodegas, una suerte mercenarios de las redes sociales que tienen por misión monitorear —lo que se le conoce como escucha activa— todo lo que se dice de su mesías y su entorno. 

 

Es una red intricada con  diferentes niveles, a los “activistas”-influenciadores —así se hacen llamar muchos de los que han logrado ganar un número importante de seguidores en redes sociales y por cuenta de esto hasta llegaron al capitolio nacional y otros espacios de representación gracias a las listas cerradas, verbigracia María Fernanda Carrascal o Susana Boreal— se les asigna la misión de implantar la agenda, es decir de regar los mensajes de “ataque o defensa”, según sea el caso diario. Este gobierno es opíparo en cuanto a escándalos se refiere.

 

No es difícil imaginar un equipo reunido estableciendo las líneas de defensa en torno al tema del día, aunque el guion está escrito y el mérito está, en verdad, en la coordinación para salir rápidamente a responder ante cualquier reclamo al mandatario. Los mensajes se riegan como pólvora y muchos copian y pegan sin ni siquiera tomarse la molestia de adaptarlos a su estilo comunicativo. 

 

En tono de sátira @danielsampero más o menos esbozó esto en un trino el día de ayer: “La primera dama se gastó mil millones en un séquito integrado por maquillador, fotógrafo y dama de compañía... Inmediatamente el rebaño: - Pero no ordenó bombardear niños. - Pero no se robó 70 mil millones. - Se quejan del séquito de la primera dama pero no dicen de cuánto nos cuesta la seguridad de Uribe. - La imagen de la primera dama es la de #Circombia ante el mundo. - Esos contratos venían del gobierno de Duque. Definitivamente el petrismo, como cualquier fanatismo, es una forma de ceguera.” 

 

El tema da para mucho más, ¿dónde nacen los mensajes? ¿Quién los aprueba? ¿De dónde salen los recursos para mantener activas las bodegas? No olvidemos uno de los escándalos de cierre de 2023 donde un ‘influenciador’ con ínfulas de académico fue denunciado por Cathy Juvinao por realizar perfilamientos. La congresista dijo que es muy grave que “se esté pagando con recursos públicos a verdaderos 'ejércitos digitales' para perfilar y atacar a congresistas y periodistas que se consideran contrarios a Gustavo Petro”.

 

Nos vemos en la red (0)

viernes, 5 de enero de 2024

Espacio liminal nro 4

 


Latinoamérica en Netflix

 Para cerrar esta secuencia de columnas dedicadas al catálogo y algoritmo de Netflix y aprovechando que estamos, en términos generales, en tiempo de vacaciones; les voy a sugerir algunos títulos latinoamericanos que pueden explorar en la plataforma. Que, a todas estas, por cuenta del gobierno del cambio, puede que nos suba los precios al ser gravada a partir del 1 de enero.

 

Iniciemos con un director que no tiene pierde, Alejandro Gonzáles Iñarritu presentó en 2022, Bardo,falsa crónica de unas cuantas verdadesun título definido por la plataforma como sarcástico, provocador, inusual. Filmaffinity la presenta como una comedia nostálgica que se enmarca en un viaje épico. Se trata de un relato sobre la incertidumbre, donde el protagonista, un destacado periodista y documentalista mexicano, regresa a su patria y se ve obligado a enfrentar no solo su identidad y los vínculos familiares, sino también la absurda complejidad de sus recuerdos. Todo ello mientras se enfrenta al contraste entre su pasado y la nueva realidad que se manifiesta en su país. 

 

Bardo desafía convenciones con su enfoque narrativo y cinematográfico, que hace pensar en las obras íntimas de grandes directores como Kubrick, Cuarón o Fincher. La obra explora la identidad a través de una rica simbología visual, referencias literarias y una compleja estructura, destacando una cinematografía excepcional y la influencia del cine surrealista.

 

La segunda recomendación es colombiana, se trata de Monos (2019) de Alejandro Landes, quien tiene en  su palmarés, entre otros, el premio especial del jurado en Sundance 2019 y mejor película del Festival de cine de Berlín de ese mismo año. 

 

Monos plantea la historia de un grupo rebelde de comandos adolescentes, que utilizan nombres de guerreros como: Rambo, Patagrande, Pitufo, Lobo y Boom Boom, quienes realizan ejercicios de entrenamiento militar en la cima de una remota montaña,  mientras vigilan a una prisionera conocida como "La doctora" (Julianne Nicholson) y una vaca lechera para una fuerza sombría conocida como "La Organización". Después de que una emboscada empuja al grupo hacia la jungla, su intrincado vínculo se fractura y la misión empieza a colapsar, dice la sinopsis.

 

Es una película con una fotografía particular, que deja ver la propuesta visual del director, desde el color hasta la composición. La actuación de los jóvenes es de gran nivel dramático y todo esto lo refuerza una banda sonora que consigue ambientar excepcionalmente la historia.

 

Como el espacio se acabó, les dejo otros títulos que vale la pena ver en este inicio de año: Una mujer fantástica(Chile), Roma(México),Crímenes de familia(Argentina),Matando Cabos(México),Canción sin nombre (Perú) —ojo que esta última sale del catálogo el 14 de enero—.

 

Nos vemos en la red (0)

lunes, 1 de enero de 2024

Lo que el algoritmo no muestra

 Tal como quedamos en la columna anterior, vamos a presentar títulos que, a la fecha, se pueden ver en Netflix, pero que no suelen ser de los que el algoritmo recomiende. Para esto recurrí a mi hijo Martín que tiene un selecto y afinado gusto ojo cinéfilo.   

 

La primera película de la lista es un clásico: Monty Python y El Santo Grial una comedia “histórica” que narra la búsqueda de Arturo y sus caballeros de la mesa redonda por encontrar la preciada reliquia. La comedia ácida y de doble sentido que caracteriza al grupo Monty Python es ya suficiente para generar un atractivo, pero si a esto le sumamos el aterrizaje casi pictórico de la contemporaneidad (de 1975 cabe aclarar)

en el pasado medieval, nos encontramos con situaciones absurdas que se ven finamente guiadas por la mano del director Terry Gilliam (12 monos y

Brasil). Y es que a pesar del contraste dramático entre esta película y el resto de su filmografía posterior, este largometraje se ve fuertemente influenciado por esa plasticidad bizarra propia del director. Una comedia divertida cuyos chistes tanto narrativos como visuales han influenciado a una cantidad casi innombrable de películas póstumas.

 

Cambiemos bruscamente de género y pasemos al thriller. Sicario de Denis Villeneuve (Blade Runner 2049 y la última adaptación de Dune) es al igual que Monty Python, no precisamente una película desconocida. Ambas son consideradas obras de culto que, a pesar de todo, no cuentan con la fama ante el público que en realidad merecen, y sobre todo se pierden ante la infinidad de títulos que Netflix ofrece cuando nuestro algoritmo no nos comprende del todo. Sicario es la historia de una agente del FBI que es enlistada en una operación para acabar con un cartel de droga mexicano. Aunque la trama parezca simple, hay dos cosas que la hacen resaltar por encima de otras similares. La primera es su ritmo y temple: Sicario no es una película que menosprecie la imagen y la paciencia, al contrario, la acción se convierte casi en terror, pues la cámara le juega al tiempo real para amplificar el dramatismo de cada situación. El peligro de cada escena se puede sentir porque el espectador está ahí, justo en la acción. El director Denis Villeneuve tiene un estilo visual estético que lo caracteriza, sus imágenes suelen ser bellas y reposadas, tanto en cintas como Noir

o Blade Runner, como en dramas de ciencia ficción como Arrival este estilo narrativo le funciona de maravilla, pero en un thriller como es el caso de sicario, cada fragmento del guion se amplifica en un 200%. Y aquí es que entra el segundo punto. Los personajes de Sicario son seres grises que se mezclan en un limbo ambiguo del bien y del mal. El sentimiento de venganza e impotencia son los móviles que humanizan y a la vez alejan a estas personas de caer en el estereotipo de buenos y malos. La atmosfera de Sicario es comparable a la de un libro de Corman McCarthy, y es que siempre hay un mal acechando, siempre hay algo que nos aleja de la bondad.

 

Finalmente, el director Harmony Korine (Kids, Gummo)tiene en el catálogo de Netflix Spring Breakers: la historia de 4 adolescentes dispuestas a hacer lo que sea con tal de reunir dinero suficiente para emprender un viaje. La perspectiva es la misma que en la filmografía anterior del director, y es que el contexto y la atmósfera resaltan más que los mismos

Conflictos, pues parece que, para poder sobrevivir, o al menos para poder conseguir lo que uno quiere, hay que llegar al extremo de la codicia y la visceralidad. Spring Breakers es una película que juega al límite, que muestra Estados Unidos como un infierno neon dónde las luces oscurecen más de lo que iluminan. Una película que sabemos, no van a olvidar.

 

Feliz 2024 con muchas imágenes en movimiento y Nos vemos en la red (0)

Lógicas de los algoritmos

 En la columna pasada revisamos los resultados de audiencia de Netflix a partir de sus propias métricas y dejamos planteado que reflejan una tendencia respecto a la tipología de contenidos de producción colombiana que más horas de visualización han alcanzado. 

 

Cada que vemos un producto en una plataforma de streaming dejamos una huella digital: a qué horas se consume; la manera en que se hace, si es en maratón o dosificado; las pausas o abandonos, y, por supuesto, la tipología de contenido. Por eso el algoritmo de la plataforma suele hacer recomendaciones e indicar el porcentaje de afinidad de sus títulos sugeridos con nuestros gustos. 

 

Para seguir en esa línea, quiero presentarles una breve reseña de un artículo académico escrito por Mariano Zelcer, titulado: “Sistemas de recomendación en plataformas de streaming audiovisual: las lógicas de los algoritmos”. El texto profundiza en el funcionamiento de los algoritmos de aprendizaje automático empleados en plataformas digitales para ofrecer recomendaciones a los usuarios y examina cómo estos algoritmos identifican similitudes, correlaciones y patrones de consumo para personalizar y mejorar las sugerencias de contenido a los usuarios en plataformas de streaming y otros servicios digitales.

 

Zelcer destaca cómo emplean una combinación de lógicas abductivas e inductivas para identificar afinidades entre textos, etiquetas y comportamientos de usuarios. Explica, por ejemplo, que el algoritmo se vale del gusto, “si el usuario 1 ve el video A, es porque le  gusta  (puesto  que  no  habría  razón  para  que  lo  hiciera  si  no  fuera  así).” Pero también de las propiedades o categorías de las piezas audiovisuales consumidas “de aquí se desprende como corolario que las  recomendaciones que se realicen deberían ser de otros textos que compartan algunas propiedades”. 

 

De lo anterior se desprende la percepción común de que los algoritmos pueden ofrecer contenido repetitivo, el clásico “más de lo mismo”, pero Zelcer desafía esta noción al evidenciar la capacidad de los sistemas de sugerir novedades a través de una amplia diversidad en las recomendaciones. Por ejemplo: La combinación de categorías con etiquetas, sumadas a la extracción de información específica del propio contenido como: estilo de autor, época, lenguajes narrativos, etc. 

 

Otra alternativa para salir del molde es la correlación con los gustos de otros usuarios mediante redes neuronales y Deep learning que entrelazan los consumos, incluso, de otros tipos de contenido en variedad de plataformas —puede sonar a espionaje, hay que ver qué acceso se le dio a la aplicación—.

 

En todo caso queda claro que las recomendaciones que recibimos son excluyentes con algunos contenidos que podrían ser de nuestro interés, por lo que en la próxima columna exploraremos algunas joyas ocultas en Netflix. 

 

Nos vemos en la red (0)

Lo más visto

 Las cifras de visualización de Netflix, la plataforma de streaming líder en el mundo, han sido un secreto. La compañía publica con cierta frecuencia los listados de audiencia de algunas de las producciones de su catálogo, segmentadas por territorios, pero estos listados suelen ser una  suerte de top 10 que no deja ver el lado menos brillante del consumo audiovisual en línea.

 

El 12 de diciembre, en un acto de transparencia sin precedentes, Netflix puso a disposición un listado de los últimos seis meses de consumo audiovisual, en donde se puede apreciar de manera ordenada el éxito o fracaso, en términos de horas de visualización, de las producciones ofertadas; la fecha en que estuvieron al aire y la disponibilidad global del título. Son  más de 18 mil producciones las que se encuentran en la lista y casi 100 mil millones de horas las que alcanzan en conjunto. 

 

La noticia serían los títulos con mayor visualización, por ejemplo, el número uno es The night agent, temporada 1, con 812.100.000 horas de visualización. Pero, para nuestro caso resulta interesante identificar el comportamiento de las producciones que corresponden a la cuota de pantalla nacional. 

 

La lista la encabeza, en  la posición 21, la serie, Perfil falso, temporada(t) 1; disponible a nivel global alcanzando 205.500.000 de visualizaciones, por encima de Vikings: Valhalla,t2 y Sweet Tooth,t2.

 

En el puesto 32 de la lista general y en el 2 de nuestro top 5, está Pálpito,t1, liberada en abril de 2023 alcanzando 174.300.000 visualizaciones y seguida muy cerca por Pablo Escobar, el  patrón del mal,t1; en el puesto 35 con 170.100.000 visualizaciones. Curiosamente, es una de las pocas producciones que no indica fecha de puesta al aire y está disponible a nivel global. Ambas le ganan a series de gran renombre como: Black Mirror,t6; The Walking Dead, t11 y Stranger Things.

 

 

La siguiente producción colombiana en la lista, número 4 del top 5 es, Hasta que la plata nos separe, ocupando el lugar 44 en la general con 152.100.000 de visualizaciones, le gana a Black Mirror,t6 y Bridgerton,t1, entre otros.

 

Pasión de Gavilanes,t1, en el puesto 66 de la general, es la última producción del top 5 de títulos colombianos, con 129.200.000 visualizaciones  y en este caso hay que aclarar que no cuenta con derechos globales. Le gana entre, otros a Suits,t1; Vikings: Valhalla,t1; Breaking Bad, temporadas 2,3,5 y todas las de Lucyfer

 

Algunas otras representaciones nacionales son, en el puesto 89, Café con aroma de mujer, con 101.700.000; en la posición 216 del listado aparece de nuevo Pasión de gavilanes, t2 con 61.500.000 visualizaciones y las muñecas de la mafia, que está en el puesto 358 de la general con 44.000.000 de visualizaciones.

 

Luego preguntan que por qué Dago sigue haciendo el Paseo.

Nos vemos en la red (0)

 

 

 

 

Espacio liminal Nro2

 


Noche de velitas

 Tras el parpadeo rutilante de las velas, que seguramente se encenderán hoy 7 de diciembre a las 7 de la noche, hay una fuerte tradición que convoca a las personas al inicio, podríamos decir oficial, de la navidad. A pesar de la ansiedad navideña que desafortunadamente promueven emisoras populares desde septiembre, este sigue siendo el evento que verdadera y místicamente despierta el espíritu de la temporada, particularmente en quienes somos católicos. 

 

Esta celebración no es exactamente colombiana, aunque la hemos apropiado muy bien, fue instaurada por el Papa Pío IX  en 1854 en honor a la inmaculada concepción de María, pero se ha constituido en un evento que nos identifica a nivel mundial con carácter patrimonial, debido al fervor y creatividad que implica la preparación de los faroles y el ritual que constituye su exhibición, en la que las velas y faroles adornan, quicios, ventanas, balcones y espacios públicos con creativas y variopintas figuras.

 

La Noche de las Velitas es más que una exhibición visual -y vaya exhibición visual que es—. Es un momento en el que las familias y comunidades colombianas nos reunimos en un espíritu de unidad y alegría; compartiendo alimentos y encendiendo velas juntos, así, se fortalecen los lazos familiares y se crea una atmósfera de armonía. Es tan fuerte esta tradición, que sea donde sea que esté un colombiano buscará la forma de unirse al menos con una llama.

 

Esta festividad resalta la importancia de la fe y la esperanza en tiempos desafiantes. A través de la luz que emiten las velas, además del ya expuesto significado católico, se puede asumir la simbología sagrada del fuego como transformador, purificador, gestor de conocimiento y canal espiritual. Los faroles que esta noche brillen, serán un recordatorio de que, incluso en los momentos más oscuros, la luz siempre puede prevalecer, siempre y cuando cuidemos de ella.

 

La Noche de las Velitas es un legado cultural que nos une a los colombianos en torno al fuego, independientemente de diferencias, estratos socioeconómicos y creencias religiosas.

 

Así que hoy, encendamos nuestras velas con entusiasmo y pensemos con gratitud en lo recibido. Feliz noche de velitas.

 

Nos vemos en la red (0). 

Descargue Carmesí en Pdf